Allana el terreno para la junta de accionistas

Sos se dispara en Bolsa un 43% a dos días de aprobar la ampliación de capital

Sos se disparó ayer en Bolsa un 43% gracias, en parte, a las especulaciones sobre qué inversores participarán en la ampliación de capital que aprobará el viernes. Quienes más se benefician de este repunte son los bancos acreedores y los actuales accionistas, que ven multiplicarse el valor teórico de sus futuros derechos.

A dos días de la junta de accionistas de Sos, las acciones del grupo de alimentación han entrado en una espiral alcista que puede tener como fecha límite el próximo viernes. Un alza al calor de los rumores sobre futuros inversores y donde los actuales accionistas de Sos son los principales beneficiados. Por un lado por el repunte de sus acciones y por otro por el valor de los derechos de la ampliación de capital que tiene en marcha.

Los títulos de Sos se apuntaron ayer una subida del 43%, hasta alcanzar los 1,90 euros. Prácticamente, multiplica así por dos el valor medio de sus títulos a lo largo del último mes.

El rebote de los últimos días es clave de cara a la ampliación por casi 600 millones de euros que Sos aprobará el viernes. Parte de ésta pretende captar en el mercado 200 millones a través de la emisión de nuevas acciones valoradas en 0,5 euros, el equivalente al valor nominal de los títulos sin prima de emisión. En total emitirá 400,1 millones de títulos.

La subida eleva el valor teórico de los derechos de suscripción

DEÓLEO 0,39 0,56%

Y novios, a priori, no faltan. La compañía dueña de marcas como Carbonell o Koipe volvió a reconocer ayer a la CNMV que mantiene negociaciones con varios inversores, pero descarta su entrada vía opa. Entre ellos, está la firma estadounidense Bunge, que ayer no quiso comentar potenciales inversiones. Aunque a la ampliación también podrían acudir las cooperativas aceiteras andaluzas -con el apoyo de la Junta de Andalucía- e incluso family office o firmas de capital riesgo.

Como parte de la ampliación de capital, los accionistas de Sos también deberán aprobar la compensación de créditos por valor de 159 millones de euros (también mediante la emisión de acciones a 0,5 euros de valor nominal) y la conversión de las preferentes, por un valor máximo de 237 millones de acciones, cuyo precio definitivo se fijará en base a la cotización media de los últimos 15 días.

Y ante este conjunto de circunstancias e hipótesis, los actuales accionistas de Sos son los principales beneficiados del despegue en Bolsa. El valor nominal de las acciones que emitirá Sos es de 0,5 euros. Y con el repunte en Bolsa el valor teórico que tendrían en el mercado los futuros derechos de suscripción de Sos se elevaría desde los 0,537 euros hasta los 0,923 euros por acción, ya que los títulos han pasado en sólo dos jornadas desde 1,32 a 1,9 euros. El presidente de Sos aseguró ayer que el precio de la ampliación de capital dineraria es el adecuado para que acudan a ella los accionistas minoritarios. "De forma preferencial", recalcaba Mariano Pérez Claver en los pasillos del congreso Aecoc que ayer y hoy se celebra en Madrid.

"La acción ha estado muy deteriorada y ahora es cuando se tienen que cerrar los detalles de la ampliación", explicaba ayer un analista. Otras voces señalaban que los movimientos de Sos también se beneficiaron por la operativa de pequeños operadores que han visto en Sos una buena opción para especular en el parqué.

Unos movimientos que podrían ser revisados por la CNMV, aunque el regulador ni confirma ni desmiente. "Todos los días investigamos las operaciones que se producen en el mercado, en éste y en cualquier otro valor", asegura la CNMV.

Un culebrón aún lejos de terminar

Los dos últimos años de Sos suman protagonistas, historias, intrahistorias, rumores y especulaciones. El detonante: las presuntas irregularidades que cometió su ex presidente, Jesús Salazar, junto a su hermano y ex vicepresidente Jaime, a los que la compañía acusa de apropiación indebida, estafa o manipulación de la cotización de Sos, entre otros. Un frente abierto en la Audiencia Nacional cuya resolución podría prorrogarse varios años. Una tortuosa gestión que ha derivado el agujero y la necesidad de recapitalizar Sos. Su deuda supera los 1.000 millones de euros y sus principales accionistas, con Caja Madrid a la cabeza, son acreedores y los primeros que quieren refinanciar antes de que acabe el año. Mientras, la portuguesa Sovena, proveedora de Mercadona, se perfila como socio estratégico de una aceitera que hace gala de marquista. Enfrente, las cooperativas andaluzas que tratan de lograr el respaldo de las cajas autonómicas -pese a sus dañados balances- para financiar su desembarco en Sos bajo amparo de José Antonio Griñán.