Premium

La tecnología vacía la cartera de los conductores

El precio medio de las reparaciones se dispara por la generalización de los componentes tecnológicos en los nuevos vehículos.

La tecnología vacía la cartera de los conductores
La tecnología vacía la cartera de los conductores

Un Volkswagen Polo circula por Madrid a baja velocidad, pero en un cruce de calles otro vehículo choca contra él. La parte delantera izquierda del primer auto está totalmente dañada. También el paragolpes, la rejilla del radiador, el faro izquierdo y el capó. Una colisión típica en ciudad que le costará, a la parte implicada (o seguro) que deba asumir la reparación, unos 1.200 euros de media (ver gráfico). Y eso si no resulta dañado ningún componente mecánico, ya que, de ser así, el coste podría superar los 2.000 euros.

Aquella repetida frase de "es sólo chapa" continúa siendo un consuelo a la hora de esperar un presupuesto. Según afirma Francisco Ruiz, propietario del taller multimarca Paype de Madrid, "la diferencia de precio sigue siendo notable. Un golpe que afecte, por ejemplo, al sistema de refrigeración puede suponer aproximadamente un 40% más en la factura".

Las reparaciones mecánicas viven actualmente un momento clave, y lejos de lo que pueda parecer, la crisis tampoco favorece a este sector. "Si las cosas van mal, van mal para todos. No es cierto, como se dice, que ahora se reparen más coches", aseguran en Conepa (federación que integra a las asociaciones provinciales de talleres). De hecho, desde la patronal explican que ha habido un descenso del 15% en los arreglos en lo que va de año. "Otra característica es que ahora ofrecemos muchísimos presupuestos y ajustamos el precio al máximo", comenta también el propietario del taller Paype. La tendencia es que los usuarios consulten antes el precio en dos o tres establecimientos de media.

El 70% de los trabajos son mecánicos y el 30% afecta a la carrocería

Poner atención, y mucha, a la factura del taller es lo propio en estos tiempos. Pasar por las manos del mecánico puede resultar un gran desembolso, y aún más si se es propietario de un coche de reciente adquisición. Audatex, empresa especializada en valoración de siniestros de automoción, ha publicado recientemente el estudio El coste de reparar, y en él se recogen datos de los principales arreglos realizados a cuatro millones de vehículos (turismos, todoterrenos e industriales).

En Audatex aseguran que "el 60% de las reparaciones de coche cuestan menos de 600 euros", una cifra que supone un descenso del 1,8% respecto a 2008. Además, la mitad de estas intervenciones rondan los 300 euros. Asimismo, los trabajos por encima de los 600 euros aumentaron casi el 9% en el periodo. Las reparaciones más económicas pierden fuelle en plena crisis.

Estas cifras esconden una realidad cada vez más común: el cambio en la tendencia a la hora de contratar un seguro, pasando del a todo riesgo con cobertura total, al a todo riesgo con franquicias de hasta 300 euros. "Es por ello que los usuarios concentran varias reparaciones en una sola visita al taller para tratar de rentabilizar al máximo su póliza", explica el director general de Audatex España, Javier Velasco.

Pero la disminución del número de reparaciones baratas se asocia también a la caída de la siniestralidad leve y, tal y como explica el propietario del taller, "al escaso interés que despierta en tiempos de crisis llevar a reparar, por ejemplo, un golpe pequeño, ya que no inutiliza el coche ni impide su funcionamiento".

Y otro dato más. Según el estudio de Audatex, el 21% de los trabajos que se realizan en talleres cuestan entre 600 y 1.200 euros y el 15% entre 1.200 y 3.000 euros, un hecho que incrementa en un 12% respecto a 2008 el número de este tipo de arreglos. "Es normal, los precios suben porque los vehículos poseen cada vez más componentes tecnológicos y son más difíciles de reparar", comenta al respecto Javier Velasco.

Si se pregunta a un mecánico por la dificultad real que presentan los vehículos nuevos a la hora de arreglarlos la respuesta es clara: "Para cambiar hasta lo más sencillo hay que desmontar una pieza entera y, además, todo está informatizado", tal y como explica Francisco Ruiz. Esta dificultad añade más horas de trabajo al coste total del recambio y mayor formación de los mecánicos. Vaticinan desde Audatex que "esta tendencia irá en aumento conforme el parque de vehículos se modernice".

Pero aún hay un intervalo de tipo de trabajo que supera los 3.000 euros y que apenas alcanzan el 6% de las reparaciones. Sin embargo, el estudio sí recoge un 1,6% de arreglos que están en torno a 15.000 euros. Se entiende que, en este caso, marca y modelo del vehículo merecerán dicho desembolso.

Los expertos explican que cerca del 70% de los trabajos que llegan a los establecimientos especializados son reparaciones de tipo mecánico y el resto son aquellas que afectan a la carrocería. Sin embargo, la tradicional puesta a punto del vehículo se está perdiendo en los talleres españoles. Los picos de trabajo antes de cualquier periodo vacacional ha dado paso a un goteo constante de encargos, "se ha perdido la revisión antes de las vacaciones y el cambio de aceite", explica Ruiz.

Según la auditora de siniestros, al desglosar cualquier factura de una reparación mecánica, el coste de las nuevas piezas es lo que más incrementa el importe, en torno al 40% del total. Por tipo de trabajo son, sin duda, aquellos que afectan a los componentes electrónicos de los elementos de seguridad los más caros de reparar. "Cuando un airbag salta, y los daños en el coche no son excesivos, sólo volver a activar este dispositivo puede costar más de 1.000 euros", comenta Francisco Ruiz. Además hay que tener en cuenta que un vehículo en dicha situación no puede circular.

Cambios

Aunque la normativa europea llegó hace algunos años (concretamente en 2002), es ahora cuando desde las organizaciones de consumidores y los propios talleres advierten: las revisiones de mantenimiento de los vehículos se pueden realizar en cualquier taller y no hará falta acudir a un establecimiento oficial de la marca para conservar la garantía del auto, un hecho que permite ahorrar en la factura. "Las revisiones de filtros y el cambio de aceite cuesta en torno a 100 o 150 euros de media", explica el mecánico. Este tipo de trabajos, además, "son los más comunes".

Desde Conepa también se hacen eco de una oscura realidad que se está generalizando en los últimos meses. Con la crisis están proliferando los talleres ilegales, que no cumplen ni las exigencias de seguridad ni las normativas medioambientales y de reciclado de residuos contaminantes. Además, añade la portavoz de Conepa, "no pagan impuestos y estos mecánicos ilegales no están cualificados para realizar algunos trabajos".

La crisis trae consigo también el abandono de vehículos en los talleres (75.000 en 2009). Si el propietario no puede hacer frente a la factura de la reparación y decide olvidarlo en el taller, el establecimiento podrá, en el plazo de un mes, llevarlo al desguace y sufragar el impago con la venta del auto.

Los 'made in USA' de alta gama, los más costosos de arreglar

Los automóviles europeos son los más baratos a la hora de pasar por el taller. æpermil;ste es el resultado de un informe de la consultora Audatex que analiza el precio de las reparaciones según la nacionalidad de fabricación del vehículo.

Este dato implica que los modelos y marcas asiáticas se sitúan en la parte media de la tabla y, al contrario de lo que pudiera parecer, no se llevan el título de los más costosos de reparar. Parece que ni la temida espera y los altos precios de las piezas de recambio de los vehículos japoneses ni la filosofía low cost de los coreanos han podido con los autos made in USA que se llevan el galardón.

La factura media en piezas de recambios de una reparación de un auto americano asciende a 358 euros. Mientras, la cuenta media de los asiáticos asciende a 355 euros y la de los europeos, a 327 euros.

Pero, a pesar de que los vehículos fabricados en Europa tienen un menor coste en sus piezas de recambio, el estudio muestra que son los que ocupan más tiempo en cuanto a mano de obra del mecánico, con una media de 102 minutos por trabajo. Los vehículos americanos exigen de media 84 minutos y los asiáticos, 96 minutos.

Para Javier Velasco, director de Audatex, el coste de las piezas se ve directamente afectado por factores tan diversos como "el cambio de divisa, los costes de importación y la logística de transporte".

Como es lógico, el precio del mantenimiento oscila en función de la tipología del vehículo. Así, en un automóvil de alta gama la factura en recambios puede llegar a resultar un 23% más cara. Pero esta clasificación no afecta en cuanto al tiempo de trabajo y el número de horas que se dedica: ya sean vehículos de alta gama o generalistas, el resultado es muy similar: en torno a 100 minutos de media.

La cifra

1.000 euros es el precio medio de reparar un airbag que haya entrado en funcionamiento. Uno de los trabajos más caros del taller.