Los gobernadores de los principales bancos centrales del mundo acuerdan imponer un nuevo ratio de liquidez

El comité de Basilea obliga a la banca a acumular mayores niveles de liquidez

Tras lograr un acuerdo histórico sobre las exigencias de capital para la banca, ahora el Comité de Basilea da otro importante paso para evitar nuevas crisis en el sector financiero. Los gobernadores de los bancos centrales de las principales economías del planeta, reunidos hoy en Seúl, han acordado establecer nuevos parámetros para el control de los activos líquidos que acumulan los grupos bancarios.

La falta de liquidez fue la causante del colapso de numerosas instituciones, como el caso de la británica Northern Rock, la estadounidense Lehman Brothers y los principales bancos de Islandia.

El Comité de Basilea, reunido en Corea como antesala a la reunión que mantendrá en este país los miembros del G-20 el 11 y 12 de noviembre, ha acordado la implantación progresiva del coeficiente de cobertura liquidez (LCR). Este ratio empezará a evaluarse en 2011, pero no será hasta enero de 2015 cuando entre definitivamente en vigor.

El LCR obligará a los bancos a mantener activos los suficientemente líquidos para cubrir hasta 30 días del flujo neto de caja.

Oposición del sector

El sector bancario internacional se ha opuesto con firmeza al establecimiento de esta media al considerar que será difícil de cumplir. También han argumentado que encarecerá los préstamos a los clientes.

Tanto el LCR, como el coeficiente de financiación estable neta (que exige una equilibrada estructura de financiación), tienen una cláusula de revisión para revisar las consecuencias inesperadas de los nuevos ratios, según explicaba esta mañana el Comité de Basilea