Sólo quedan dos por vender puesto que ya vendió Gatwick

Un tribunal británico obliga a Ferrovial a vender tres aeropuertos en Reino Unido

El Tribunal de Apelaciones británico ha dado hoy la razón a la Comisión de la Competencia al obligar al gestor aeroportuario BAA, propiedad del grupo español Ferrovial, a vender tres de sus aeropuertos en el Reino Unido. Uno de ellos, Gatwick, ya fue vendido.

La Comisión de la Competencia (CC) había recurrido el pasado junio un dictamen del Tribunal de Apelaciones de la Competencia que daba la razón a uno de los argumentos esgrimidos por BAA en el sentido de que la decisión de obligarle a vender estaba viciada por la "aparente parcialidad" de uno de los integrantes de la misma.

En su sentencia de hoy, el Tribunal de Apelaciones argumenta que Peter Moizer, miembro de la Comisión de la Competencia, "estaba demasiado alejado" del grupo propietario del aeropuerto de Manchester como para justificar las acusaciones de "aparente parcialidad" esgrimidas por BAA, propiedad del grupo español Ferrovial.

El fallo califica de "erróneo" el hecho de que el Tribunal de Apelaciones de la Competencia califique al grupo del aeropuerto de Manchester y a las autoridades locales de "viejos clientes" de Moizer cuando el único cliente era el fondo de pensiones.

FERROVIAL 26,38 -0,53%

El Tribunal de Apelaciones especifica que hasta diciembre de 2008 el fondo de pensiones al que asesoraba no informó a Moizer de su proyecto de invertir en un aeropuerto, lo que apenas dejó margen para que la decisión de los investigadores se viese afectada por la supuesta parcialidad de ese integrante del panel.

En una primera reacción, la Comisión de la Competencia ha expresado su satisfacción por el "fallo favorable" y señalado que se da la razón a todo el informe, incluida la exigencia de que BAA venda sus aeropuertos de Stansted y uno de los dos escoceses -Glasgow o Edimburgo-, ya que Gatwick ya se vendió.

La decisión de hoy resuelve en contra de BAA una situación compleja, ya que el pasado 21 de diciembre el gestor aeroportuario se había apuntado una victoria parcial después de que el Tribunal de Apelaciones sobre Competencia reconociese la "aparente parcialidad" de la anterior decisión por el supuesto vínculo de Moizer con el Manchester Airport Group.

El mismo tribunal desestimó entonces, por el contrario, el segundo argumento de BAA de que la CC no había prestado la atención debida a los efectos que la recesión económica pudiera tener en la venta precipitada de los aeropuertos a la que le obligaba.

El 21 de octubre de 2009, BAA comunicó a la Bolsa de Londres que había vendido Gatwick, el segundo mayor aeropuerto después del de Heathrow, a una entidad controlada por el fondo de inversiones estadounidense Global Infrastructure Partners por 1.510 millones de libras (1.661 millones de euros), que gestiona ya el City Airport de la capital británica.

Al exigir en su día la venta de los tres aeropuertos, la Comisión defendió que esa propiedad tenía "efectos adversos sobre la competencia", que influían negativamente en pasajeros y aerolíneas.