Pide consenso frente a la tentación del proteccionismo

Trichet llama a la prudencia y evita cantar victoria sobre la crisis

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, advirtió hoy de que Europa debe mantener "cautela y prudencia" mientras se avanza en la reforma financiera, para la que pidió colaboración y consenso a ambos lados del Atlántico frente a la tentación del proteccionismo.

"Lo que necesitamos hoy no son guerras de ningún tipo, sino un compromiso sólido y renovado hacia una colaboración confiada y resoluta", indicó Trichet en Nueva York, tras hacer un llamamiento para decir "no al proteccionismo" y a la práctica de elevar las barreras comerciales impuestas a países vecinos.

Durante una conferencia hoy en The Economic Club de Nueva York el presidente del BCE añadió sobre la situación de la economía europea: "No podemos declarar victoria. Tenemos que permanecer cautos y prudentes".

Añadió que aún queda mucho trabajo por hacer para conseguir "una reforma financiera que evite nuevas crisis" y que debe consensuarse "a nivel mundial".

Trichet, que detalló que la entidad que preside ha confirmado "una moderación en el crecimiento de la zona euro para la segunda mitad de este año", señaló, sin embargo, que sigue abierto el camino "modesto pero positivo" para la recuperación y destacó que la inflación europea seguirá "moderada" en 2011.

"De manera muy importante, apuntamos que las expectativas de inflación a medio y largo plazo continúan firmemente ancladas en línea con nuestra definición de estabilidad de los precios", indicó el presidente del BCE, quien destacó que "en los últimos tres años" la zona euro ha sido capaz de "encontrar soluciones".

Detalló así la actuación de las autoridades económicas en el rescate del sector financiero en 2008 y las medidas de apoyo a Grecia, pero subrayó que "aún queda mucho trabajo por hacer" en la revisión de las políticas económicas de la Unión Europea.

"Lo que necesitamos en un fortalecimiento fundamental en la gobernanza económica en la zona euro. Un área fundamental es la vigilancia de las políticas fiscales para prevenir un déficit excesivo y deudas públicas insostenibles", aseveró Trichet, quien recordó cómo la crisis demostró "la importancia de una mayor vigilancia de las políticas macroeconómicas".

Trichet habló así de las nuevas instituciones europeas dedicadas a tomar precauciones para "llevar al sector financiero de la sombra a un sistema regulado, reducir los riesgos haciendo las transacciones transparentes y asegurar las infraestructuras financieras, así como incrementar la protección de los consumidores".

El presidente del BCE detalló a los financieros de Wall Street que acudieron a escucharlo "la nueva arquitectura supervisora" de la Unión Europea, como el Consejo Europeo de Riesgos Sistémicos (ESRB, en sus siglas en inglés), a la que le queda "meses de intenso trabajo común para ejecutar nuevos poderes de regulación".

Además, se mostró convencido de que se debe estar en "permanente alerta" para asegurar "la estabilidad financiera a largo plazo", algo que será posible con la creación de un "sistema financiero en el que una crisis de esta magnitud no pueda ocurrir de nuevo".

"Si podemos extraer una lección de las reuniones del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington es que la comunidad internacional es completamente consciente de la necesidad de permanecer vigilantes ante la situación actual", explicó Trichet, quien abogó por "el consenso y la colaboración entre los miembros de la comunidad internacional".

Trichet subrayó así que es "esencial preservar, consolidar y reforzar la unidad demostrada por la comunidad internacional en este período de crisis", y se congratuló de que en los últimos años haya habido "consenso" a ambos lados del Atlántico.