Divisas

La CE teme que un euro sobrevalorado afecte a la recuperación económica

La Comisión Europea señaló hoy su temor a que la cotización del euro, excesivamente elevada, pueda afectar negativamente a la recuperación económica.

"Creemos que el euro está soportando una carga desproporcionada en el ajuste de los tipos de cambio" de las divisas mundiales, lo que "podría afectar a la recuperación económica de la zona euro", señaló en unas declaraciones el portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios en la CE, Amadeu Altafaj.

Altafaj apuntó expresamente a China, al afirmar que "hay un amplio consenso acerca de que la divisa china está infravalorada", motivo por el cual la UE pidió a Pekín esta semana, durante una serie de reuniones de líderes en Bruselas, que permitiera una mayor flotación de su moneda.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, pidió ayer en Brusleas que la UE deje de ejercer "presión" para apreciar la divisa china, ya que eso podría causar una crisis en el gigante asiático y un "desastre" para la economía mundial.

El comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, recalcó hoy que la Unión Europea no presiona a Pekín, ya que "no es con presión desde el exterior como vamos a conseguir que revalúen su divisa".

"Está claro que ellos han infravalorado su moneda, pero esto no es la única explicación de su enorme nivel de exportaciones y de nuestro elevado déficit comercial con China", añadió De Gucht durante una conferencia de prensa.

Altafaj aseguró que la UE expresó estos días su punto de vista a Wen "de manera franca y clara", pero "sin presión".

El portavoz económico de la CE recalcó el punto de vista comunitario acerca de que las autoridades de Pekín "deberían aplicar su compromiso del 19 de junio" acerca de que permitirían una mayor flotación de su divisa.

"Cuando miramos el tipo de cambio, es justo decir que ese anuncio no ha ido seguido de acciones concretas", insistió.

El comercio de la UE con China se ha triplicado entre 2000 y 2009, un periodo en el que el déficit comercial europeo con el gigante asiático se ha incrementado desde los 49.000 hasta los 133.000 millones de euros, tras alcanzar un pico de 170.000 millones en 2008 (año del estallido de la crisis).

Estos comentarios realizados hoy en Bruselas siguieron a las advertencias realizadas ayer por responsables del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Gobierno de Estados Unidos acerca de que los países emergentes pueden dañar su propia recuperación y la del resto del mundo si persisten en frenar la apreciación de sus monedas.