Ve insuficiente el ajuste del gasto en comunidades y ayuntamientos

Ordóñez duda de las previsiones del Gobierno y pide un 'plan B'

Al Gobierno le queda todavía mucho por hacer si quiere consolidar la tímida senda de recuperación iniciada por la economía española. Así lo ha expuesto esta mañana en el Congreso el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, partidario de que se someta a un severo control el gasto de comunidades autónomas y ayuntamientos.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso para exponer su análisis de las cuentas del Estado para 2011 y de la situación económica.
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso para exponer su análisis de las cuentas del Estado para 2011 y de la situación económica.

El gobernador ha advertido de que el periodo de inestabilidad no ha concluido y de que España estará sometida "a una vigilancia muy estrecha" de los mercados "durante mucho tiempo". En este contexto, Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha cuestionado alguno de los cimientos sobre los que el Ministerio de Economía ha basado su previsión de crecimiento para el año que viene, instalada en el 1,3% del PIB. En su opinión, "será difícil" que la demanda interna pueda repetir en el segundo semestre los registros del primero y cabe prever que el consumo de los hogares atenúe su avance.

Dos son los riesgos que el gobernador observa en el corto plazo. El primero parte de la premisa de que los Presupuestos del año que viene se basan en un escenario macroeconómico de "recuperación significativa" que, de no confirmarse, podría repercutir en una evolución de los ingresos peor de la proyectada por la vicepresidenta Elena Salgado. En este caso, ha advertido Fernández Ordóñez, "deberían ponerse inmediatamente en práctica medidas compensadoras".

Pero el mayor riesgo que detecta el Banco de España tiene que ver con las posibles desviaciones de gasto en las comunidades autónomas y ayuntamientos. "Mi impresión es que a día de hoy las medidas anunciadas por las comunidades autónomas y corporaciones locales distan de responder a la reducción del gasto público que se necesita", ha denunciado el gobernador. Tal es su inquietud, que ha emplazado al Gobierno a revisar y fortalecer el marco presupuestario nacional a través de la ley de estabilidad presupuestaria. Es urgente, ha añadido Fernández Ordóñez, subsanar las carencias que impiden un rendimiento de cuentas transparente por parte de las administraciones territoriales en lo que afecta a la ejecución de sus presupuestos.

El gobernador ha llegado a proponer al Gobierno que condicione las autorizaciones de emisiones de deuda al cumplimiento de los planes de consolidación fiscal por parte de las comunidades autónomas.

Por último, Fernández Ordóñez ha considerado esencial sacar adelante una reforma ambiciosa del sistema de pensiones que contemple el retraso en la edad de jubilación y el aumento de los periodos de cálculo de estas prestaciones.

Y un añadido importante: el Banco de España considera que es trascendental consolidar la moderación salarial. La ausencia de cláusulas de salvaguardia sobre la inflación en la negociación de 2011 ayudará a evitar que la subida del IVA tenga efectos de segunda ronda y de inercia inflacionista. A juicio de Fernández Ordóñez, esta experiencia constituye un buen exponente de las ventajas que supondría "la definitiva desaparición de esta figura, que no es más que un legado de los hábitos inflacionistas de un pasado ya superado".