Cumbre UE-ASEM la próxima semana

La UE y Asia acuerdan dar más poder en el FMI a los países emergentes

La Unión Europea y 21 países de Asia y Oceanía están de acuerdo en que los países más ricos cedan más poder dentro del Fondo Monetario Internacional (FMI) a los países emergentes, según el borrador de la discusión económica de la cumbre UE-ASEM de la próxima semana.

"Las cuotas de representación del FMI deben pasar a los mercados emergentes y los países en desarrollo, al menos en un 5% de los países sobre-representados a los infra-representados", indica el texto que discutirán los jefes de Estado y Gobierno de los 48 países del foro Europa-Asia en la cumbre del lunes y martes próximos en Bruselas, al que ha tenido acceso Efe.

Además, el texto preparado por funcionarios de ambas partes para la aprobación por parte de los líderes reconoce que, en paralelo a la reasignación de cuotas, deben tratarse asuntos "más amplios" sobre el gobierno del FMI, como un "proceso abierto y transparente" de la elección de los principales directivos de esa institución.

Los ministros de Finanzas de la UE se mostraron hoy, en una reunión informal en Bruselas, partidarios de revisar las cuotas de representación de los países en el Fondo y de llevar a cabo rotaciones para que los estados emergentes cuenten con más poder de voto.

La discusión económica de UE-ASEM precederá a la cumbre del G20 de mediados de noviembre en Corea del Sur, por lo que en Bruselas se tratarán toda una serie de cuestiones sobre la gobernanza económica mundial.

Sin embargo, el borrador de la parte económica no indica avances en la discusión sobre la posibilidad de instaurar una tasa a la banca para contribuir a financiar futuras crisis financieras, una idea defendida por Europa pero apenas aceptación fuera de la UE.

El documento muestra la coincidencia general en que el sector financiero debería soportar "una parte justa de los costos incurridos por los gobiernos" en afrontar la crisis, y también en que deben establecerse "fondos adecuados de resolución".

Sin embargo, se reconoce que "hay varios planteamientos posibles" acerca de las contribuciones del sector financiero.

El texto incluye el tipo de lenguaje ya aportado en otras reuniones del G20 acerca de la necesidad de intensificar la supervisión financiera para prevenir futuras crisis.

"Estamos de acuerdo en reforzar la regulación de los mercados de derivados y en mejorar la supervisión regulatoria de las firmas financieras", añade.

El texto que discutirán los 48 países presentes en la cumbre anima a los gobiernos a aplicar planes "creíbles" de consolidación fiscal a la vez que se protege el crecimiento económico.

También señala la satisfacción por las medidas tomadas por los países europeos para asegurar un funcionamiento adecuado de la deuda soberana y su disposición a ir más allá "si fuera necesario".

Los países de la cumbre UE-ASEM reconocen que continúa la mejora de la economía global, y que debe darse prioridad "a restaurar la confianza de los mercados y a mantener el impulso de la recuperación".