_
_
_
_
Concurso voluntario de acreedores

Coronel Tapiocca suspende pagos al no poder renegociar su deuda de 54,2 millones

El Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid ha aceptado el concurso voluntario de acreedores de la empresa textil Coronel Tapiocca tras la imposibilidad de cerrar un acuerdo con las entidades financieras y los proveedores para rebajar su deuda, que asciende a 54,24 millones.

Según el auto, fechado el 21 de septiembre, el juez Javier García Marrero ha nombrado como administradores concursales a Agustín Bou, abogado y socio del bufete Jausas; a José Vicente Estrada, economista y socio de Forest Partners; y al banco de negocios EBN, participado por Caja Duero, Ibercaja, CAM, Unicaja y Sa Nostra. Al tratarse de un concurso voluntario, la compañía conservará las facultades de gestión y administración sobre su patrimonio, lo que no es habitual cuando se acuerda la declaración de concurso necesario.

A finales de mayo, Coronel Tapiocca, propiedad del fondo Gala Capital, se acogió al artículo 5.3 de la Ley Concursal, lo que le permitía tener cuatro meses para negociar la refinanciación de su deuda y evitar entrar en concurso de acreedores (la antigua suspensión de pagos). Las negociaciones con la banca eran el último paso del proceso de reestructuración iniciado por la empresa a mediados de 2008, que le llevó a ir adelgazando su estructura para intentar rentabilizar su negocio.

En el último año y medio, Coronel Tapiocca ha reducido un 30% sus puntos de venta en España, Italia y Portugal, además ha llevado a cabo un expediente de regulación de empleo (ERE) para el 14% de su plantilla. Las compensaciones pagadas por esas actuaciones, unidas a la caída de los precios y a las pérdidas por liquidación de stocks obsoletos y sobrevalorados en el balance, le generaron unas pérdidas provisionales de 13,5 millones de euros en su último ejercicio fiscal, que cerró a principios de 2010. En aquel entonces, el máximo responsable de Coronel Tapiocca, Jorge Mendoza, aseguraba que la compañía esperaba alcanzar un acuerdo para renegociar su deuda y posteriormente dar entrada a nuevos inversores. Entonces, confiaba en que la banca accedería a alargar los plazos de amortización de la deuda.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_