Vuelve a crecer

La ex presidenta del INE sitúa la economía sumergida sobre la quinta parte del PIB

Después de más de una década a la baja, la economía sumergida volvió a crecer en España a partir de 2008, a raíz de la crisis financiera internacional. Esa es la principal conclusión del estudio Implicaciones de la economía sumergida en España, editado por el Círculo de Empresarios. La ex presidenta del Instituto Nacional de Estadística, Carmen Alcaide, prologuista del estudio y participante ayer en su presentación, calcula el nivel actual entre la quinta y la cuarta parte del producto interior bruto, un nivel superior a la media europea y "muy por encima" del de Estados Unidos.

Según otras estimaciones de Fiedrich Schneider, colaborador del FMI y el Banco Mundial, el tamaño de la economía no declarada llegó el año pasado hasta el 19,5% del PIB, después de sufrir un repunte de un punto, aunque se mantiene cuatro puntos por debajo del alcanzado en la última crisis económica, entre 1993 y 1994. Schneider realiza comparaciones entre países de la OCDE durante los últimos quince años, según las cuales solo Grecia y Portugal superan a España dentro de la zona euro. Las comparaciones no registran cambios en las posiciones en el periodo, lo que hace pensar en condicionantes socioculturales que explican los niveles de cada país. En todo caso, se comprueba que la economía sumergida crece con la tasa de paro y tiende a decrecer en periodos de bonanza.

200.000 millones

Claudio Boada, presidente del Círculo de Empresarios, lamentó ayer el reciente repunte y urgió al Gobierno a "tomarse en serio" una situación que, si bien "supone un alivio para paliar situaciones penosas en tiempos de crisis, a largo plazo perpetúa los abusos y la explotación". Según el cálculo de Schneider, la erradicación completa de la economía sumergida elevaría el PIB español en 200.000 millones de euros.

Un estudio elaborado por los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), basado en los datos fiscales del periodo 2000-2009, sitúa el volumen de la economía sumergida en el 23,3% del PIB. Hace pocos meses, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, habló de una cifra similar, en una de las pocas estimaciones oficiosas del Gobierno.