Defiende mantener los tipos de interés

Trichet insiste en imponer sanciones políticas a los países con déficit excesivo

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, pidió hoy "ambición" en la reforma del sistema europeo de gobernanza económica y defendió la imposición de sanciones financieras y políticas a los países que no cumplan con la disciplina presupuestaria.

El presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet
El presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet

En una comparecencia hoy ante el Parlamento Europeo, Trichet reconoció sin embargo que ese tipo de penalizaciones podrían necesitar de una reforma de los Tratados. "Idealmente, un salto espectacular en el refuerzo de la gobernanza económica en la UE y la zona euro requeriría un cambio de Tratado", opinó.

Por ello, consideró que antes la UE debería también "explotar al máximo las posibilidades de legislación secundaria bajo el actual Tratado". "Algunas sanciones pueden expandirse fácilmente con el Tratado y otras podrían ser más difíciles", dijo.

El BCE defiende junto a Alemania que las nuevas sanciones para los países que no cumplan con los objetivos económicos incluyan penalizaciones de tipo político, como la suspensión de los derechos de voto en el Consejo de la UE.

"Son sanciones no financieras, pero que tiene un impacto muy grande", destacó Trichet y consideró que hay que analizar si requieren modificar las actuales normas comunitarias.

Asimismo, el presidente del BCE defendió una mayor atención al parámetro de la deuda pública, junto al del déficit, hasta ahora el único factor por el que se sanciona a los Estados miembros. "Hasta ahora el criterio de la deuda ha estado muy olvidado y debemos tener en cuenta los dos juntos, deuda y déficit", insistió.

Algunos países, como Italia y Bélgica se oponen a que la deuda sea un factor vinculante a la hora de amonestar a los países.

Los Veintisiete tratarán esta semana de desbloquear la negociación sobre la gobernanza económica, atascada precisamente por el nuevo sistema de sanciones y el papel que debe atribuirse a la deuda de los países en el procedimiento de infracción.

Defiende mantener los tipos de interés

Trichet ha destacado que los datos económicos de los últimos meses son "mejores de lo esperado" y ha abogado por mantener los tipos de interés al considerar que la inflación se mantendrá bajo control.

Trichet ha explicado que el BCE espera que la recuperación continúe a un "ritmo moderado" y que la inflación se mantenga dentro de los parámetros de estabilidad. Por ello, ha considerado que los actuales tipos de interés, fijados en el 1%, son "apropiados".

Según Trichet, la tasa de inflación "podría aumentar ligeramente en el corto plazo, pero se mantendrá moderada en un horizonte a medio plazo". "Las expectativas de inflación de la zona euro se mantienen firmemente ancladas en línea con la definición de estabilidad de precios", ha recalcado.

El BCE prevé para 2010 un aumento de la inflación del 1,6% de media. Respecto a la coyuntura más general, Trichet ha destacado la mejoría registrada en los últimos meses, pero ha advertido de que la "incertidumbre" seguirá planeando sobre las perspectivas económicas.

Una vez más, el presidente del BCE ha llamado a los gobiernos a apostar por una "ambiciosa política de consolidación fiscal" y a usar los posibles recursos extraordinarios, derivados por ejemplo de un crecimiento económico por encima de ol esperado, para estabilizar las finanzas públicas.