"No somos enemigos"

Corbacho espera que tras el 29-S pueda acordar con los sindicatos otras reformas

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha negado hoy que el Gobierno haya llegado a un pacto con los sindicatos sobre el desarrollo de la huelga general del día 29, aunque sí espera que a partir del día siguiente las dos partes puedan sentarse a debatir sobre las reformas pendientes.

"No somos enemigos, ni sería bueno que lo fuéramos. Pero no ha habido ningún pacto. Un Gobierno nunca pactaría que hubiera una huelga general", ha asegurado el ministro, preguntado por la posibilidad de un pacto con los sindicatos anterior a la convocatoria de paro en una entrevista a RAC1.

En la entrevista, Corbacho ha defendido la necesidad de pactar los servicios mínimos del día de la huelga para garantizar su cumplimiento.

Con independencia de cómo se desarrolle la jornada de huelga general, el ministro se ha mostrado confiado en que el Gobierno podrá sentarse con los sindicatos a debatir sobre otras reformas pendientes como la del sistema de pensiones.

"Con la reforma laboral no se acaban todas las reformas. Y las de futuro (como la del sistema de pensiones) sería mejor negociarlas que no decretarlas de espaldas (a los sindicatos). Al Gobierno le gustaría que después del 29-N se abriese la posibilidad de un diálogo con los sindicatos", ha dicho.

El ministro se ha mostrado también satisfecho del superávit con el que cuenta todavía la Seguridad Social de cara al 2011, pese a la caída que ha registrado, lo que demuestra, a su juicio, que no hay que temer por el mantenimiento de las prestaciones sociales.