Pese a que el mercado lo vea "inviable"

El PP apoya que el acceso a Internet sea "universal y asequible"

El vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Esteban González Pons, se ha mostrado partidario de que el acceso a Internet sea "universal, suficiente y asequible" a pesar de que los economistas lo vean "inviable y enemigo de las leyes del mercado".

"Lo mismo que nadie discute que el agua potable o la electricidad deban llegar a todos los hogares y tener un precio moderado, los ciudadanos tienen derecho a estar conectados, a poder elegir no vivir aislados", apunta en un artículo en su página personal en Internet.

González Pons ha recordado que desde los años 90 viene apostando por que "el acceso barato y de calidad a Internet sea un derecho fundamental, como el derecho de ir a la escuela o el de circular por la ciudad".

En las últimas semanas, las operadoras de telefonía han anunciado su intención de cambiar los sistemas de tarificación de Internet con idea de prescindir del modelo de tarifa plana y sustituirlo por pagos en función de las descargas.

No tener Internet es una barrera

Según el portavoz del PP, no tener conexión en la sociedad actual equivale "a no tener ni puerta a la calle ni ventanas en la casa de nuestros abuelos". "Es una barrera para aprender, comerciar o relacionarse. Para un niño de hoy es como crecer con la capucha puesta", añade.

Por otra parte, muestra preocupación ante "la incapacidad política de decisión sobre el desarrollo" de Internet y la tecnología y cita cuestiones como el derecho a la intimidada o el secreto de las comunicaciones. "¿Estamos seguros de que aceptamos ser tan transparentes y geolocalizables como los últimos teléfonos móviles que compramos nos hacen ser? Pues nadie nos lo ha preguntado", apunta.

Para González Pons, si la Red sigue creciendo al ritmo que lo hace "habrá que empezar a pensar en su organización democrática". Así, ha apostado por evitar que la gobiernen "los poderes privados que actúan con software incompatible y de código cerrado, con sus redes sociales como sacos de los que no se puede salir o sus nuevos aparatos de diseño con los que solo se puede navegar por las tiendas y almacenes de utilidades del propio fabricante".