Lo dice ante Naciones Unidas

Obama: la economía mundial ha vuelto "del borde del precipicio"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha afirmado que la economía mundial ha vuelto "del borde del precipicio", en un discurso ante la 65 Asamblea de Naciones Unidas para exponer sus prioridades en política exterior.

El presidente estadounidense, Barack Obama, pronuncia unas palabras durante la primera jornada del 65 periodo de debates de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el que los líderes pasarán revista a la situación política y económica internacional, en Nueva York
El presidente estadounidense, Barack Obama, pronuncia unas palabras durante la primera jornada del 65 periodo de debates de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en el que los líderes pasarán revista a la situación política y económica internacional, en Nueva York

El presidente estadounidense declaró que no se puede descansar hasta que "las semillas del progreso crezcan y den una prosperidad más amplia, para los estadounidenses y todo el mundo".

Obama recordó que al llegar al poder, en su primera participación ante la Asamblea General, la economía mundial sufrió "un duro golpe durante la crisis financiera, que derrumbó los mercados y acabó con los sueños de millones de personas en todo el mundo".

El presidente, que dedicó la primera parte de su discurso a enumerar los logros de su Gobierno tanto en política exterior como interna, subrayó que Estados Unidos "se ha unido a los países del mundo para alentar el crecimiento y una mayor demanda que permita recuperar la creación de empleo".

"Hemos reformado nuestro sistema financiero mundial, empezando por Wall Street, para que una crisis como ésta no se vuelva a repetir", declaró. Gracias a estos esfuerzos, "la economía mundial se ha apartado del borde del precipicio" de la depresión y ha vuelto a crecer, agregó. "Nos hemos resistido al proteccionismo, y exploramos vías para expandir el comercio y los intercambios entre los países", señaló.

El presidente estadounidense ha hecho de la economía su principal preocupación interna cuando se aproximan unas elecciones legislativas, el 2 de noviembre, en las que el partido que encabeza, el Demócrata, se arriesga a perder su mayoría en las dos cámaras del Congreso.

En las últimas semanas, prácticamente todas las comparecencias públicas del presidente han contado con alguna alusión a la situación económica, en momentos en los que el incipiente crecimiento económico de su país parece haberse estancado y el paro, en el 9,5%, continúa siendo elevado.

Israel y Palestina

El presidente estadounidense dedicó la mayor parte de su intervención al conflicto en Oriente Medio. Así, pidió a Israel una extensión de la moratoria sobre la construcción de nuevos asentamientos en Cisjordania que expira el próximo día 29.

En un emotivo llamamiento a israelíes y palestinos a aprovechar la oportunidad de sus conversaciones directas para llegar finalmente a un acuerdo de paz, Obama explicó que esa moratoria "ha creado una diferencia sobre el terreno y ha mejorado la atmósfera en las negociaciones".

Esas conversaciones de paz entre israelíes y palestinos, que comenzaron en Washington el pasado 2 de septiembre y continuaron la semana pasada en Sharm el Sheij (Egipto) tras una interrupción de dos años, amenazan con volver a bloquearse ante el final de la moratoria.

Obama aseguró que si "esta vez no dejamos que el terror, o la turbulencia, o los gestos para la galería, o el politiqueo se interpongan", en 2011 "podremos contar con un acuerdo que lleve a un nuevo miembro de la ONU, un Estado palestino que viva en paz con Israel".

"Consideremos la alternativa", dijo Obama, que recordó que si no se logra un acuerdo "los palestinos nunca conocerán el orgullo y la dignidad que concede el tener un Estado propio".

Por su parte, los israelíes "nunca conocerán la certidumbre y la seguridad que dan unos vecinos estables y soberanos comprometidos con la coexistencia", advirtió.

"Se vertirá más sangre. Esta Tierra Santa continuará como un símbolo de nuestras diferencias, en vez de nuestra humanidad común", continuó el presidente.

Obama lanzó también un llamamiento a los Estados árabes a prestar una mayor asistencia a los palestinos para que puedan crear las instituciones de su futuro Estado, y para que no intenten socavar la seguridad de Israel.

Cualquier esfuerzo por poner en duda la legitimidad de la existencia de Israel "se encontrará con la oposición inquebrantable de Estados Unidos", explicó.