Acuerdo sobre la transferencia de las políticas activas de empleo

El Gobierno se garantiza los Presupuestos de 2011 gracias al respaldo del PNV

Las cuentas estatales de 2011 tienen el camino bastante más despejado después del acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el PNV sobre la transferencia al País Vasco de las políticas activas de empleo, que lleva aparejado un volumen de recursos de 472 millones de euros.

El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, durante la rueda de prensa ofrecida hoy en el Congreso de los Diputados donde explicó los acuerdos alcanzados para los Presupuestos Generales del Estado para 2011
El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, durante la rueda de prensa ofrecida hoy en el Congreso de los Diputados donde explicó los acuerdos alcanzados para los Presupuestos Generales del Estado para 2011

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, ha explicado esta tarde a las puertas del Congreso de los Diputados el acuerdo alcanzado con el Gobierno, que abarca un paquete de transferencias sociolaborales valorado en 472 millones de euros.

Se van a transferir al País Vasco las políticas activas, incluyendo las cuotas empresariales a la Seguridad Social, la Inspección de Trabajo, la Formación Profesional y el Instituto Social de la Marina. La transferencia será efectiva a partir del 1 de enero del año que viene.

Los 472 millones de recursos que lleva aparejado el pacto serán descontados del Cupo vasco. Al mismo tiempo, las dos partes han acordado que en cuanto se reorganice el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA), de acuerdo con la reciente reforma laboral, se proceda a la transferencia de las funciones ejecutivas vinculadas al mismo.

El presidente del PNV ha calificado de "histórico" este acuerdo, por cuanto satisface una reivindicación que los nacionalistas vienen realizando desde el año 1988. A juicio de Íñigo Urkullu, a partir de 2011 se dotará al País Vasco de las herramientas públicas necesarias para realizar una gestión propia en el ámbito sociolaboral que ayude a esta comunidad a mejorar su situación económica y paliar el problema del paro.

A partir de este acuerdo, el Gobierno y el PNV se preparan para abordar la negociación de las enmiendas parciales a los Presupuestos de 2011, en la que no es previsible que surjan problemas de fondo. En clave política, a los nacionalistas vascos no les interesa de ningún modo precipitar la convocatoria de las elecciones generales.

De esta forma, el apoyo del PNV al Gobierno facilitará a mediados de octubre la derrota de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos que, previsiblemente, defenderán el PP, CiU, IU y el Grupo Mixto.

La escenificación del acuerdo alcanzado hoy ha sido bastante espectacular. Numerosas cámaras de televisión, fotógrafos y periodistas han podido seguir el recorrido que Íñigo Urkullu y su equipo -los diputados Josu Erkoreka, Pedro Azpiazu y Emilio Olabarria- han hecho a lo largo de la Carrera de San Jerónimo hasta llegar a la puerta principal del Congreso, junto a los leones, lugar en el que han ofrecido una multitudinaria rueda de prensa.

El Gobierno también logrará mañana el apoyo del PNV para sacar adelante en el Congreso el proyecto de ley de Economía Sostenible en su fase de debate de totalidad. Mediante su abstención, los nacionalistas vascos facilitarán que el proyecto de ley prospere tras la derrota de las enmiendas que defenderán el PP y CiU, entre otros grupos.

El traspaso al País Vasco es "esencial" para los PGE, según Alonso

El portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, ha considerado "esencial" y "clave" para conseguir el apoyo del PNV a los Presupuestos Generales del Estado de 2011 el acuerdo alcanzado hoy con este partido para transferir al País Vasco las políticas activas de empleo por 472 millones de euros.

En rueda de prensa celebrada en el Congreso, Alonso ha subrayado que el pacto se ha logrado en el marco de las negociaciones presupuestarias, de las cuales constituye a su juicio "un elemento esencial", y se ha mostrado convencido de que concluirán con éxito.

Además, el dirigente socialista ha hecho hincapié en que la transferencia de las políticas activas de empleo a Euskadi, sobre todo de las relativas a la bonificación a la contratación, no rompen la unidad de caja de la Seguridad Social.

Y ello es así, ha explicado, porque según la doctrina del Tribunal Constitucional no pueden considerarse caja única, algo que según él también dice "el sentido común".

De cualquier modo, José Antonio Alonso ha considerado "satisfactorio para ambas partes" el acuerdo, que cifra en 472 millones las transferencias, y "respetuoso" con la Constitución y las leyes y la mencionada doctrina del Constitucional.

Ha confirmado además que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha estado al tanto de las negociaciones, "como no puede ser de otro modo", una vez que ha regresado de su viaje oficial a EEUU, al igual que el Partido Socialista de Euskadi (PSE) y el Gobierno Vasco, encabezado por el socialista Patxi López.

De hecho, ha sido Zapatero quien ha informado al lehendakari de la evolución de las conversaciones, que han culminado con la presencia en Madrid del presidente del PNV, Iñigo Urkullu.

Sobre la importancia que este acuerdo tiene de cara al respaldo de los nacionalistas vascos a los presupuestos, Alonso le ha dado el máximo valor, si bien ha recordado que la tramitación de las cuentas públicas se prolonga durante dos o tres meses en el Parlamento.

"Ahora nos queda recorrer ese camino, lo tenemos bien enfocado pero no vamos a darlo por hecho; hay que seguir trabajando", ha proclamado.

Efe