El sector financiero debe "arrimar el hombro"

Zapatero defiende una tasa sobre la banca para la ayuda al desarrollo

El Gobierno español defenderá en los foros internacionales que se plantee (G-20 y UE) la imposición de una tasa sobre las transacciones financieras internacionales para financiar de forma estable la lucha contra el hambre y la pobreza mundial. En su intervención ante la ONU el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo ayer que es sensato y justo que la banca haga "un mínimo esfuerzo".

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su intervención esta tarde en la sede de la ONU
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su intervención esta tarde en la sede de la ONU

El Gobierno de España defenderá en los foros internacionales la creación de una tasa que grave las transacciones financieras internacionales y que se destine la recaudación a la financiación de la lucha contra la pobreza y el hambre que afligen a buena parte del mundo. El Ejecutivo no lo planteará de forma unilateral sino que se unirá a los esfuerzos multilaterales en este sentido. Así lo manifestó ayer el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, en su breve discurso en la reunión de Alto Nivel sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio que se celebró ayer en la ONU.

Esta tasa ya se ha aprobado por la UE pero sólo se impondrá si así lo considera oportuno el G-20, algo que Francia va a plantear. España, en ese caso se unirá al Gobierno de Nicholas Sarkozy para defenderla.

Zapatero cree que puesto que los gobiernos han tenido que tomar medidas para rescatar a la banca, es "bastante sensato, justo y lógico que las naciones pidamos un mínimo esfuerzo al sistema financiero para que saquemos de la miseria a millones de seres humanos y en 2014 podamos volver y decir que cumplimos la tarea".

En el marco de esta cumbre que analiza la primera década desde que se pusieron en marcha los Objetivos del Milenio para reducir la pobreza, el hambre, las diferencias de género, y la incidencia del sida en el mundo, el presidente dijo hay que poner en marcha fuentes innovadoras de financiación a la ayuda al desarrollo y no hacer a ésta tan dependiente de los presupuestos de los países desarrollados que son susceptibles de ser recortados en las partidas de cooperación cuando hay una crisis como la actual.

Confusion en el transporte

Durante la jornada de ayer hubo una cierta confusión sobre el apoyo del Gobierno a otra posible medida para financiar el desarrollo y que ya se utiliza en otros países como Francia. Se trata de la imposición de una tasa a voluntaria al transporte, tanto aéreo como marítimo. El presidente no lo mencionó en su discurso y en un inicio hubo una malinterpretación sobre este gravamen a raíz de unas declaraciones de fuentes de la Moncloa. "No se está hablando de esta tasa y no se plantea", desmintieron inmediatamente.

A lo que sí se comprometió el presidente es a volver a restaurar la ayuda al desarrollo a los niveles que estaban antes de la crisis. Zapatero admitió que España ha hecho un gran esfuerzo pero se ha visto obligada a recortarlo temporalmente. Las medidas de ajuste frente a la crisis han obligado a recortar la ayuda en 300 millones de euros este año y se eliminarán 500 millones en 2011. El presidente dijo que era una medida "coyuntural" y reiteró su compromiso de destinar a la ayuda oficial al desarrollo el 0,7% del PIB en 2015. Ese es el año en el que se ha fijado el cumplimiento de los Objetivos del Milenio. En línea con lo manifestado por economistas como Jeffrey Sachs, el presidente se mostró optimista ante los avances que, sin embargo, "no son todo los que se merecen los países que más sufren".