Petróleo

El crudo de Texas baja el 1,9% y cierra a 74,57 dólares por barril

La cotización del crudo de Texas bajó hoy por tercera sesión consecutiva en la Bolsa Mercantil de Nueva York y lo hizo un 1,9%, para terminar la sesión en 74,57 dólares por barril (159 litros).

Al concluir esta cuarta sesión de la semana en la Bolsa Mercantil de Nueva York, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en octubre -los de más próximo vencimiento- restaron 1,45 dólares al valor del miércoles, lo que supone el mayor recorte diario en lo que va de septiembre.

Esos contratos se revalorizaron un 2,48% (1,85 dólares) en el conjunto de la pasada semana y hasta el lunes estaban en su precio más alto desde el pasado 11 de agosto. Desde entonces han bajado todos los días.

Los contratos de gasolina y de gasóleo para calefacción también bajaron hoy, en ambos casos cuatro centavos por galón (3,78 litros) respecto del día anterior, para terminar la sesión a 1,92 y 2,09 dólares por galón, respectivamente.

Por su parte, el gas natural para octubre subió por quinto día consecutivo, al encarecerse siete centavos, y acabó la jornada a 4,06 dólares por cada mil pies cúbicos.

Este descenso en la cotización del barril en Nueva York por tercera jornada consecutiva se produjo pese a que el miércoles el Departamento de Energía estadounidense informó de que las reservas nacionales de crudo se redujeron en 2,5 millones de barriles durante la semana pasada y quedaron en 357,4 millones de barriles, en línea con lo que esperaban los analistas.

Estas cifras excluyen la Reserva Estratégica de Petróleo del Gobierno de Estados Unidos, que cuenta con 726,6 millones de barriles, el mismo volumen que en la semana anterior.

El dato era esperado, al contrario que la sorprendente rebaja de la cifra semanal de solicitudes de subsidio por desempleo en este país, que cayó la semana pasada en 3.000 para situarse en 450.000, el nivel más bajo de los últimos dos meses, según el Departamento de Trabajo.

Sin embargo, ninguno de los dos datos logró hacer que los inversores abandonaran la precaución con la que se están aproximando estos días al mercado del crudo y sus derivados.

Habitualmente, las buenas noticias a nivel macroeconómico provocan en los inversores una mayor tendencia a invertir en crudo, ya que piensan que el avance de la actividad económica aumentará la demanda de petróleo y sus derivados, lo que tenderá a encarecerlos y hacer más rentable, por tanto, su inversión.

Sin embargo desde hace días los inversores se mantienen cautos a la espera de tener nuevos datos que aclaren con contundencia cómo evoluciona la economía estadounidense, que la que más energía consume junto a la china.

Tampoco contribuyó a las compras el bajo nivel del dólar, moneda en la que se negocia el crudo, especialmente frente al yuan.

Esta situación creó hoy cierta polémica en Estados Unidos, donde el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, elevó el tono de sus críticas a China por la excesiva devaluación de su moneda.

"China necesita (aplicar) una apreciación significativa y sostenida en el tiempo que corrija la infravaloración (de su moneda) y permita que la tasa cambiaria refleje plenamente las fuerzas del mercado", declaró Geithner.

En medio de las presiones internacionales por este asunto, Pekín anunció el 19 de junio que permitiría una flotación más libre de su divisa, si bien el yuan apenas ha registrado cambios en los mercados desde entonces.

Los inversores también andaban hoy pendientes de si por se reanuda el suministro del oleoducto de la empresa Enbridge que trasvasa crudo de Canadá a refinerías de diversos estados occidentales en Estados Unidos, que se interrumpió la semana pasada por una fuga.