Por su estrategia compradora

Fitch confirma los rating de Santander en 'AA' con perspectiva estable

Fitch ha confirmado los rating del Banco Santander en 'AA' y mantiene su perspectiva estable tras las adquisiciones acometidas en los últimos tres meses, por considerar que éstas gozan de sentido estratégico y permiten al banco avanzar en su diversificación geográfica.

La agencia de calificación de crédito resalta que el Santander ha realizado la mayoría de estas compras en mercados en los que ya está presente y que los negocios incorporados complementan su actividad fundamental de banca minorista.

No obstante, la firma apunta que esta estrategia compradora del primer banco español no está exenta de riesgos y que si Santander acomete nuevas incorporaciones de relevancia a su negocio podría poner presión a sus rating por razones de capitalización.

La decisión de Fitch tiene en cuenta la reciente compra del 70% del banco polaco Zachodni WBK a Allied Irish Banks (AIB), la de la cartera de financiación de coches en Estados Unidos a HSBC y la de activos y sucursales en Reino Unido de Royal Bank of Scotland (RBS).

También sopesa la adquisición de 173 oficinas y negocio minorista de la red del banco escandinavo SEB, la de la cartera de financiación de coches de Citibank en EEUU y la de la participación del 25% en Banco Santander México.

La agencia de calificación de riesgos precisa que los rating de Santander reflejan la fortaleza de sus franquicias en sus mercados principales, España, Portugal, Reino Unido, Brasil, Chile y México, así como su buena gestión y estrategia centrada y coherente.

La fuerte rentabilidad, la buena diversificación y estructura de su negocio, los buenos sistemas de gestión de riesgos y la adecuación de capital del Santander son otras de las razones que esgrime Fitch para explicar su decisión.

"Santander tiene una demostrada habilidad y la capacidad de gestión para integrar bancos", considera la firma que, de otra parte, tiene en cuenta la exposición de Santander a los mercados emergentes, sobre todo en América Latina, y la debilidad de la economía española.