Valor a examen

La salida de Suez no altera las perspectivas de Gas Natural

Los analistas creen que en el grupo pesa más la situación del sector y el plan estratégico.

La salida de Suez no altera las perspectivas de Gas Natural
La salida de Suez no altera las perspectivas de Gas Natural

No ha sido una sorpresa para los mercados, en opinión de los analistas. La salida de GDF Suez del capital de Gas Natural, tras colocar el 5,01% que aún controlaba de la empresa española entre accionistas institucionales, era un movimiento casi inevitable por su innegable lógica. Y la radiografía de la operación conlleva, entre otras, una conclusión básica: el perfil como empresa y las perspectivas en Bolsa de la compañía energética, más allá de correcciones puntuales, no cambian significativamente por la decisión del grupo francés. Como consecuencia los expertos no esperan repercusiones significativas a medio plazo para el grupo que preside Salvador Gabarró.

Con ese diagnóstico global, los analistas consideran lógica la penalización que Gas Natural recibió el viernes en el parqué, con un descenso del 4,04% hasta los 11,65 euros. "Las acciones han caído como consecuencia de la venta de una participación elevada por debajo del precio de cierre del día anterior. Esa una reacción normal, pero creemos que es un castigo puntual", manifiesta Covadonga Fernández, de Self Bank. Y desde Banesto Bolsa se destaca que se trataba de una participación financiera que había ido perdiendo su carácter especulativo y estratégico. Además el equipo de análisis de esta entidad cita un factor que puede ser incluso positivo, ya que la venta reduce la presión que existía sobre la cotización desde hace un año cuando Suez se desprendió del 2,35% de las acciones.

Sin disentir de esta valoración, BPI señala el impacto negativo de la desinversión, que se produce además cuando Gas Natural cotiza con un fuerte descuento respecto a hace 18 meses. Y Unicredit indica que la operación obedece a la falta de interés de una participación minoritaria y financiera. No obstante, se pregunta por qué la venta se hace en estos momentos, lo que, en su opinión, no es una señal muy positiva respecto a la visión que GDF Suez tiene de Gas Natural.

NATURGY 20,05 -2,34%

Sin embargo, Miguel Sánchez, de Inverseguros, sí ve el sentido actual de la transacción, y no sólo porque Gas Natural ya no forme parte del negocio central de la empresa francesa. El analista subraya que la compañía gala tiene otras prioridades para expandir sus negocios, y que adicionalmente cuenta con necesidades de liquidez después de alcanzar un acuerdo de fusión con la británica International Power.

Que el interés de Suez se ha desplazado hacia otras metas después de varios años en los que batalló por hacerse con su control es un hecho de momento irreversible. Y que detrás de esta desinversión no parece haber ninguna información privilegiada que les aparte de Gas Natural o el temor al efecto del litigio con Sonatrach son deducciones compartidas por los expertos. Iberian Equities mantuvo el viernes el consejo de comprar.

Y la desinversión pone además de actualidad una posibilidad con la que el mercado había especulado: que Repsol -que controla el 30% de su capital- reduzca de forma más o menos significativa su presencia. "Aún es una incógnita. Por un lado, la petrolera tiene necesidad de cash para invertir y, por otro lado, la rentabilidad por los dividendos que recibe de Gas Natural es atractiva", afirma Covadonga Fernández. Y Miguel Sánchez añade que "es una posibilidad que está ahí".

Con todo, el temor ante esa eventual decisión no es excesivo, ya que dada la interrelación entre Repsol, La Caixa y Gas Natural la transacción se realizaría con el máximo cuidado para la cotización.

Sin obviar el impacto de los cambios accionariales y sus posibles causas, los analistas estiman que al grupo hay que juzgarle básicamente por los aspectos que afectan al sector eléctrico y gasista, así como por su plan estratégico.

Sonatrach y los objetivos hasta 2014

Los tres últimos meses no han sido tranquilos para Gas Natural. Y los diversos acontecimientos que le han afectado, aunque todos no hayan sido negativos, han tenido un impacto bajista en Bolsa. El más reciente ha sido la decisión del Tribunal Arbitral de París de fallar contra Gas Natural en el litigio que le enfrentaba con la argelina Sonatrach por los precios del gas. UBS cifró en 1.100 millones de euros la consecuencia en resultados, con lo que alertó sobre la influencia en deuda y dividendos. No obstante, otros expertos estiman que el volumen de provisiones ya realizadas reducen las posibles repercusiones futuras.

Con mejor recibimiento contó la presentación del plan estratégico que fija los objetivos hasta 2014. Miguel Sánchez, de Inverseguros, lo califica de sensato en sus metas, tanto las relacionadas con las inversiones como con la deuda. Desde JP Morgan Cazanove se indicó que los objetivos son razonables y realistas, aunque el grupo no es inmune a los cambios regulatorios. Precisamente, la presentación del plan el 27 de julio se vio ensombrecida por las dudas que planean sobre las eléctricas a raíz de la decisión de Industria de modificar la normativa sobre el sector. Y Covadonga Fernández nombra otro aspecto que les hace están positivos con el valor: la rentabilidad por dividendo en el 7%.