El compromiso debía durar tres años

Tallada consuma su ruptura con Thesan al denunciarlo por incumplir el pacto de socios

El buen entendimiento no ha durado ni dos años. De hecho, las relaciones entre el financiero Javier Tallada y Thesan, el fondo de inversión al que recurrió a finales de 2008 para salvar Avánzit, llevan tiempo deterioradas. Pero ayer la ruptura fue definitiva. Tallada informó a la CNMV de que ha denunciado a Thesan ante la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Madrid por incumplir el acuerdo de accionistas firmado entre ambos para gestionar Avánzit en diciembre de 2008.

Tallada no especifica qué puntos del pacto ha contravenido Thesan. Fuentes cercanas al vehículo de inversión del banco japonés Nomura aseguran desconocer los motivos que han llevado al financiero a tomar esa decisión.

Lo cierto es que las relaciones entre ambos llevan mucho tiempo deteriorándose y la decisión de ayer es sólo un paso más. Y eso que fue el propio Tallada el que recurrió a ellos hace menos de dos años, cuando necesitó un inversor que inyectara fondos en Avánzit para que pudiera seguir funcionando. Thesan incluso tuvo que adelantar seis millones de euros a la compañía, que ahora opera bajo el nombre de Ezentis, para que pudiera hacer frente a sus obligaciones de pago más inmediatas.

Condicionado por ello, Tallada firmó un pacto de accionistas en el que renunciaba en la práctica a cualquier capacidad de gestión y le daba el poder a Thesan. Ambos sindicaron las acciones con el compromiso de no superar nunca el 30% del capital de Avánzit y de votar de forma conjunta, siguiendo los criterios del fondo de inversión. El compromiso debía durar tres años.

Tallada alega ahora que Thesan ha incumplido. En el acuerdo hay alguna referencia a la gestión que debe realizarse sobre la sociedad y ése parece ser uno de los puntos en los que se apoya el financiero, en claro desacuerdo con algunas decisiones. Desde su llegada a Avánzit, Thesan ha puesto fin a varios de los proyectos estrella de Tallada, ha dado entrada en el capital a la Junta de Andalucía y ha comprado la constructora Sedesa.