La economía se da un respiro

El Presupuesto del próximo año cae a niveles de 2006

Austeridad, reformas y cohesión social". Ese fue, según explicó la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, el eje de la reunión que mantuvo ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con seis de los ministros del área económica, a los que llamó a capítulo para afrontar el nuevo curso y, sobre todo, las cuentas públicas para 2011.

Precisamente, Salgado avanzó que el gasto total del Presupuesto del próximo año caerá a niveles de 2006. Si acaso, serán "algo superiores" a los de aquel ejercicio, pero un 7,7% inferiores a los de 2010.

Para ello, anunció una fuerte contención del dinero del que dispondrán los ministerios, que se verá disminuido "entre un 15% y un 16% de media", una vez descontadas las contribuciones a la UE y las clases pasivas, entre otras. Las partidas de gasto que crezcan en 2011 serán escasas, aunque Salgado destacó el aumento de los intereses de la deuda y del presupuesto del Servicio Público de Empleo. Igualmente citó como "prioridad relativa" el gasto en I+D, cuya disminución "será muy inferior a la media de los ministerios".

La titular de Hacienda reiteró que las cuentas públicas del año que viene no incluirán una subida generalizada de impuestos. "Si hay algún pequeño ajuste, no tendrá ningún efecto significativo", dijo Salgado. Insistió en que "cualquier modificación que pudiera hacerse no afectará ni a los ingresos previstos, ni mucho menos al techo de gasto".

En cualquier caso, señaló que el Gobierno trabaja con los grupos parlamentarios con el fin de "tener el mayor consenso posible" para sacar estas cuentas adelante. Sobre la huelga general del 29 de septiembre -que será la misma semana que la presentación de los Presupuestos- Salgado manifestó el "respeto absoluto del Ejecutivo".

En cuanto al capítulo de reformas que vienen, la responsable económica del Gobierno destacó el impulso que pretende dar a la Ley de Economía Sostenible, que ya está en el Congreso de los Diputados y cuyo plazo de enmiendas termina la próxima semana. "Esperamos que esté terminada este año", matizó. En esta misma línea, y a preguntas de los periodistas, Salgado defendió también el carácter prioritario de la reforma de las pensiones -que se olvidó enumerar en su intervención inicial-.

Recordó que el Ejecutivo está esperando recibir el informe de la Comisión del Pacto de Toledo del Parlamento, donde se está diseñando dicha reforma. En este sentido, confió en tener un proyecto de ley sobre esta materia antes de fin de año. Y respaldó las declaraciones del titular de Trabajo, Celestino Corbacho, quien el miércoles defendió ampliar de 15 a 20 años el periodo de cálculo de la pensión.

"Sería bueno una prolongación de este periodo de cómputo; sobre todo para no perjudicar a las personas expulsadas del mercado laboral cercanas a la jubilación", explicó Salgado.

Ley de procedimiento laboral

En materia legal, también anunció una novedad: el Gobierno tiene como prioridad enviar a las Cortes un proyecto de ley sobre procedimiento laboral, para reconducir hacia esa jurisdicción muchos casos que ahora se dirimen en los juzgados de lo Administrativo. Quedarán excluidas de esta derivación las reclamaciones a la Seguridad Social o lo relacionado con la protección de los derechos fundamentales de los trabajadores.

Entre otras actuaciones inmediatas se refirió a las reformas del sector energético, citando el inicio de la titulización del déficit tarifario. Las primeras emisiones serán en septiembre. Y añadió la necesidad de terminar de diseñar cuanto antes el mix energético.

Hasta 6.500 liquidaciones de IVA nulas

La Agencia Tributaria anunció ayer la nulidad de unas 6.500 liquidaciones de IVA de 2006, 2007 y 2008. A pesar de que el colectivo de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) valoró dichas nulidades en 5.100 millones de euros, Hacienda descartó cualquier perjuicio económico. Sí admitió la resolución del 29 de junio pasado del Tribunal Económico Administrativo Central que anula las liquidaciones anuales de IVA por no ser válido considerar el año natural como periodo de liquidación, en vez de periodos trimestrales o mensuales. La Agencia tendrá que rehacer las liquidaciones para esos años, lo que "aumentará su trabajo".