Examen a la gestión laboral

Las oficinas públicas de empleo dejaron 7.700 ofertas sin cubrir en julio

El antiguo Inem interviene sólo en el 3% de las colocaciones de este año. El Servicio Público de Empleo (antiguo Inem) registró 8.130.130 colocaciones entre enero y julio y de todas ellas los empleados públicos de estas oficinas sólo intermediaron en 239.961 puestos de trabajo, lo que supone el 2,9%. Sólo en julio, con 3,9 millones de parados registrados, las empresas publicaron 60.141 ofertas a través de las oficinas públicas, de las que quedaron inicialmente sin cubrir 7.751. Estos datos reflejan el papel residual de los servicios públicos de empleo.

Cada día es más difícil conocer a alguien que encontró su puesto de trabajo a través del Servicio Público de Empleo (antiguo Inem). De hecho, el propio ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, reconoció hace pocos días que estas oficinas necesitan una "reforma en profundidad".

Sin embargo, es la eterna reforma que nunca se hace fundamentalmente por la dificultad que tiene poner de acuerdo a todas las partes interesadas: Gobierno central, comunidades autónomas -que tienen las competencias de las políticas activas de empleo y la intermediación-, patronal y sindicatos.

Es más, la última reforma de calado de estos servicios estuvo provocada por la cesión de las citadas competencias a las comunidades autónomas. Desde entonces, la pérdida de eficacia del antiguo Inem y de su protagonismo en la intermediación entre ofertas y demandas de empleo no ha hecho más que disminuir. Esto ha ocurrido a medida que las comunidades se han ido encargando de gestionar la puesta en contacto entre las empresas y los parados y la formación (políticas activas de empleo).

Los datos evidencian esta situación: en el año 2000 el porcentaje de intermediación de los servicios públicos de empleo era del 16%, algo que ha ido disminuyendo progresivamente a lo largo de ladécadahasta llegar al 2,9%en los siete primeros meses de este año.

Bien es cierto que desde el Ministerio de Trabajo se asegura que su tasa de intermediación es superior al 8% en un año, debido a que sus responsables no calculan el porcentaje de gestión teniendo en cuenta el total de las colocaciones (todos los contratos que se registran) sino un universo mucho menor: el del colectivo de algo más de cincomillones que tiene una demanda de empleo inscrita.

Pero hay otros datos que ponen en evidencia la ineficacia de la labor de intermediación del antiguo Inem. En concreto, llama la atención que en julio, con 3,9 millones de parados inscritos en las oficinas de los servicios públicos de empleo, las empresas pusieron a disposición de este organismo sólo 60.141 ofertas de puestos de trabajo, para los que encontraron trabajadores en 52.390 casos, con lo que dejaron sin cubrir inicialmente 7.751 ofertas de empleo.

No obstante, de este total de vacantes sin cubrir se dieron de baja otras 4.780 ofertas de empleo, bien por decisión del empresario que anuló la oferta o porque decidió que necesitaba menos trabajadores que los solicitados, entre otras causas.

Otras 18.500 vacantes en junio

En junio los datos de gestión de las oficinas regionales de empleo fueron aún peores, ya que quedaron 25.365 vacantes sin cubrir, de las que se dieron de baja 6.834. De esta forma, en dicho mes, con cuatro millones de desempleados registrados, los funcionarios de este organismo no encontraron trabajadores para 18.529 puestos de trabajo ofertados.

Los agentes implicados se culpan unos a otros del escaso éxito de la intermediación pública en elmercado laboral. Y los sucesivos equipos al frente de la Secretaría General de Empleo delMinisterio de Trabajo siempre acometen algún cambio en la gestión para mejorar su efectividad pero, a tenor de la estadística, lejos de tener éxito, el papel de los servicios públicos cada vez es menor. La actual responsable de Empleo, Maravillas Rojo, llegó al cargo muy dispuesta a remozar el Servicio Público de Empleo Estatal -que cuenta con una plantilla de más de 8.000 empleados- y, sobre todo, a fomentar su gestión telemática a través de internet.

Para ello, tras año y medio de negociaciones con las comunidades autónomas, Rojo consiguió poner en marcha en octubre de 2009 el portal de búsqueda de empleo Redtrabaj@ con el fin de competir directamente con otras web similares. Nada más lejos de la realidad. El número de ofertas de empleo que publican los empresarios en Redtrabaj@ un día cualquiera se sitúa en el entorno de las 5.000, mientras que Infojob, el portal líder del mercado laboral, cuenta con unas 75.000 ofertas al día.

Orientadores versus comerciales

Con la llegada de la crisis, en 2008, el Ministerio de Trabajo contrató a 1.500 orientadores para las oficinas regionales de empleo. Estos profesionales debían actuar como una suerte de comerciales de empresa de trabajo temporal (ETT) haciendo una prospección por su zona sobre las necesidades de empleo de las empresas implantadas en ese área y ponerlas en contacto con los desempleados inscritos en su oficina. Además, debían diseñar un itinerario personal a cada parado, asesorándole y ofreciéndole la formación adecuada que ellos necesitan y que demandan las empresas de la zona.

Pues tampoco esto ha incidido ni un ápice en la mejora de la tasa pública de intermediación. Esmás, las empresas de trabajo temporal (ETT) aseguran que entre enero y junio sus oficinas gestionaron 867.615 contratos de un total de 6,7 millones de colocaciones registradas en ese periodo (el 12,9%del total), según la patronal de las grandes compañías de este sector (Agett).Mientras que en este primer semestre las colocaciones gestionadas con éxito por los servicios públicos de empleo -esto es aquellas en los que los funcionarios son los únicos intermediarios entre la demanda y la oferta del puesto de trabajo- ascendieron a 164.901 (el 2,4% del total de colocaciones registradas).

Desde Agett resaltan que, a la luz de estas cifras, las ETT intermedian 5,3 veces más que los servicios públicos de empleo. Y esto teniendo en cuenta que las empresas de trabajo temporal no intermedian ni en el empleo indefinido (que representa alrededor del 10% de las colocaciones) ni en los sectores de la administración pública y la construcción.

Perfil: Quiénes son los usuarios

P. ¿Qué sectores empresariales son los que recurren con mayor frecuencia a los servicios públicos de empleo para buscar a sus trabajadores?

R. Según los datos detallados del mes de julio fue el sector público (la Administración, Defensa y Seguridad Social) quienes ofertaron más puestos a través de las oficinas de empleo, con 24.055 ofertas de un total de 60.141 (el 40%).

Seguidamente, se situó el sector de la construcción (con 18.000 puestos ofertados, el 30% del total). Paradójicamente estas dos ramas de actividad son precisamente en las que tienen prohibidas intermediar las empresas de trabajo temporal. De ahí se deduce el papel aún más anecdótico de los servicios públicos de empleo en el resto de sectores en los que sí compiten con las ETT.

P. ¿Qué tipo de profesiones buscan los demandantes?

R. Sin duda, la ocupación con más peticiones es la de peón, ya sea para la construcción, la pesca o la agricultura. En julio, existía casi un millón de estas demandas, de un total de 5,4 millones de demandas activas.

Seguidamente, se sitúan las peticiones de puestos para cualificados en la construcción, la hostelería y el comercio. Por el contrario, hay ocupaciones para las que apenas hay demanda en el antiguo Inem como es el caso de gerencia de empresas (7.089 peticiones en julio) o trabajadores para las Fuerzas Armadas (2.684 demandas)

P. ¿Qué nivel de estudios tienen los clientes de estas oficinas?

R. Seis de cada diez demandas de empleo pendientes en las oficinas de los servicios públicos eran de personas con estudios secundarios. Sólo el 13% de los demandantes tenían algún tipo de estudio universitario.