A fondo

La factura del gas argelino la pagaremos entre todos

La decisión del Tribunal Arbitral de París de respaldar a la petrolera estatal argelina Sonatrach frente a Gas Natural puede tener serias repercusiones en el ámbito económico. Y no sólo para la gasista sino, también, para el conjunto de los ciudadanos que, muy probablemente, vamos a acabar pagando la factura del litigio que ha enfrentado durante más de tres años a las dos empresas.

El laudo arbitral dictado por Laurent Levy, Marc Lalonde y Albert Jan van den Berg puede tener un coste para Gas Natural superior a los 1.000 millones de dólares (776 millones de euros), según los datos recopilados hace un año por la web jurídica American Lawyer sobre los principales casos en liza ante la corte parisina.

En Gas Natural están analizando el laudo para tratar de cuantificar su impacto, ya que la decisión de los árbitros supone revisar la fórmula de cálculo de los precios del gas que Sonatrach ha suministrado a la compañía española a través del gasoducto del Magreb en el trienio que comenzó en 2007. Cuando se inició el conflicto, se habló de que la petrolera argelina quería aumentar el precio de sus contratos un 20%, lo que en aquel momento se hubiera traducido en un aumento de las tarifas para los consumidores cercano al 6%. Y ahí puede estar la clave.

Parte del coste extra se cargará a algunos clientes

Desde Gas Natural ya han advertido que parte del sobrecoste que tengan que asumir se lo repercutirán a determinados grandes clientes que se beneficiaron de la tarifa derivada de los contratos con Argelia. "Parte del gas de esos contratos iba al mercado a tarifa, así que parece lógico que la tarifa recoja este incremento", explican desde la gasista.

La revisión de precios afecta a dos contratos de compra de gas argelino que Gas Natural, a través de su filial Sagane, mantiene con Sonatrach: uno, por cerca de 5.600 millones de metros cúbicos de gas al año y que se destinaba preferentemente al suministro a tarifa; y otro, en vigor hasta 2021, que completa los cerca de 9.000 millones de metros cúbicos de gas que la petrolera argelina coloca en España, cada año, por la red del Magreb.

En la actualidad, el gas de Sonatrach supone cerca del 25% de todo el que se consume en el mercado español. Cuando, próximamente, entre en funcionamiento el nuevo gasoducto Medgaz (que unirá Argelia con España sin pasar por Marruecos), con una capacidad inicial de 8.000 millones de metros cúbicos, el gas suministrado desde el país norteafricano puede llegar a representar el 40%-50% del total que entre en el sistema español.

En estas circunstancias, cualquier intento de Sonatrach para revisar al alza los precios de la materia prima puede tener consecuencias muy significativas para todos los consumidores.

En todo caso, cerrada la revisión de precios para el trienio 2007-2009 vía laudo, se inicia ahora la fase de negociación de las cláusulas del siguiente periodo. La decisión del Tribunal de Arbitraje puede servir para que Gas Natural y Sonatrach hagan un mayor esfuerzo por llegar a un acuerdo y eviten tener que recurrir, de nuevo, a la corte internacional. Es de esperar que, en esta ocasión, el ajuste de precios sea a la baja, teniendo en cuenta la evolución del barril de crudo (al que va indexado el precio del gas) en los últimos tiempos.