Se reanuda esta tarde a partir de las 17.00 horas

Los controladores esperan que esta vez la negociación con AENA sea "definitiva"

Los controladores aéreos confían en que en esta ocasión, descartada ya la huelga en agosto, la negociación, que se reanuda esta tarde a partir de las 17.00 horas cuando ambas partes se sienten a la mesa, sea la "definitiva".

En declaraciones a RNE, el portavoz de USCA, Daniel Zamit, deseó que la negociación sirva para fijar "un marco sostenible en el tiempo para el colectivo y para la empresa". "Hemos hecho un ejercicio de responsabilidad y hemos demostrado un gran sentido de Estado. Como ya hemos reconocido la huelga era mala para el turismo, para la recuperación económica, para los usuarios que están pendientes de irse de vacaciones y para los propios controladores porque nuestra imagen se deterioraría todavía más de lo que se ha deteriorado con las constantes campañas a las que hemos estado sometidos", afirmó.

Zamit ha destacado que USCA siempre ha demostrado su voluntad de negociación "desde el primer día" y "sin levantarse de la mesa en ningún momento", para añadir que siempre han sido los controladores los que han dado "los primeros pasos liderando la negociación".

Solución al conflicto

No obstante, indicó que el colectivo desea encontrar una solución al conflicto, que espera "con impaciencia", ya que después de seis meses de trabajo "en malas condiciones de trabajo vive con inquietud el futuro del colectivo y el de la empresa".

Zamit apuntó que en toda negociación "hay que ceder" y que los controladores han cedido "mucho". En esta línea, insistió en que el problema fundamental no es el retributivo sino las jornadas y explicó que lo que están pidiendo es una jornada equiparable a la de Europa.

"La media en Europa es de 1.350 horas, ofrecemos a AENA marcar un plazo de aquí a tres años para disminuir progresivamente la jornada hasta esa cifra. Creemos que es razonable", añadió.

Para USCA, la empresa "no puede anclarse en el máximo que fija la ley, que es de 1.750 horas, frente a las 1.200 del convenio actual". "La propia ley se define como un marco transitorio en tanto se llega a un segundo convenio. Estamos dispuestos a llegar a las 1.500 horas", apuntó.

La llamada de Zapatero fue para "todos"

Zamit se refirió a las palabras del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en las que dijo que tanto Fomento como el ministro están dispuestos al diálogo y llamó a los controladores a la "responsabilidad".

"Vimos en ellas una llamada a la responsabilidad para todos, para nosotros, pero también para la empresa. Nosotros no podemos ser los únicos responsables de todos los males que tiene AENA, mejor o peor pagados somos trabajadores", señaló.

En esta línea, consideró que AENA tendría que flexibilizar un poco sus necesidades con respecto a los trabajadores y no ofrecer "única y exclusivamente" lo que ya prevé la Ley y en el real decreto aprobado por el Gobierno, que regula los tiempos de actividad y de descanso de los controladores.

"El real decreto fue una desautorización, no sólo hacia AENA sino hacia USCA cuando este asunto se estaba negociando en la mesa", insistió, para añadir que si se trata de garantizar la seguridad y el descanso no se entiende que sólo se aplique a los proveedores privados y que incluya una moratoria para que no entre en vigor hasta el 1 de noviembre de 2012.

AENA no ve aceptable bajar la jornada y mantener el salario

El presidente de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), Juan Ignacio Lema, ha afirmado que algunas de las demandas de los controladores son "razonables" pero que "no es aceptable reducir la jornada y mantener el salario".

"Seguir ganando 200.000 euros al año pero trabajar menos, que es lo que pretende, no es posible, ya que salario, jornada y productividad van ligados", afirmó en declaraciones a RNE, recogidas por Europa Press.

Lema aseguró que la compañía está abierta y dispuesta a negociar una jornada menor, pero siempre que el salario se ajuste a dicha jornada. "No tenemos inconveniente ninguno en negociar una jornada de 1.500 horas, pero lógicamente el salario tiene que negociarse paralelamente", añadió.

"Si se reduce la jornada y se mantiene el salario estaríamos encareciendo nuestros costes e incumpliendo el mandato y el objetivo principal de la Ley y el real decreto que es situar las tarifas, los costes y las jornadas en la media europea", insistió. Lema apuntó que la compañía está dispuesta a ceder "en algún punto" y a discutirlos "todos", pero siempre que la ley se cumpla.

"En aquellos aspectos que la ley permita flexibilizarla estaremos dispuestos a modifica nuestra postura pero no tenemos capacidad para cambiar la ley".

El responsable de AENA recordó que en seis de los 12 puntos reivindicados por USCA se han alcanzado acuerdos cediendo ambas partes, tales como la situación de los mayores de 57 años y en temas de formación, pero afirmó que en los puntos clave para cerrar el acuerdo como las jornadas y los salarios la "ley no se va a negociar". Así, se refirió a la petición de USCA de fijar el descanso nocturno en el 50%, frente al 33% que fija la ley.

"Vamos a hacer todo lo posible por alcanzar un acuerdo en la mesa de negociación, pero si no es posible estamos dispuestos a aceptar cualquier solución dentro de la ley, la más sencilla y lógica es el arbitraje voluntario, con la designación de un árbitro de mutuo acuerdo, que emita un laudo de obligado cumplimiento. La tercera alternativa, no nos planteamos otra, sería la de la huelga, la más indeseable por injustificada, pues la propuesta de AENA es razonable, y por injusta, ya que perjudicaría gravemente a la economía del país, al sector turístico y a los pasajeros", concluyó.