Alza media del 1,29%

La crisis económica provoca el mayor control de los salarios de la democracia

Ninguna de las crisis que ha sufrido la economía española en los últimos cincuenta años ha tenido un efecto tan contractivo sobre los salarios como la situación actual. El incremento salarial pactado hasta julio es del 1,29%, si bien la mayoría de los convenios de empresa y los sectoriales recogen subidas inferiores al 1%. Son los avances más moderados desde que la democracia abrió la puerta a la negociación colectiva.

El Acuerdo de Negociación Colectiva firmado por la patronal y los sindicatos en febrero para garantizar la moderación salarial hasta 2012 está surtiendo, de momento, los efectos deseados. El alza retributiva que dicho acuerdo fijaba como referente para 2010 era de alrededor del 1% y los convenios colectivos revisados o firmados hasta julio reflejan un incremento salarial del 1,29%. Lejos queda, por tanto, la subida media del 2,4% pactada en 2009, a pesar de que en ese mismo año se destruyeron 1,2 millones de empleos.

Asimismo, la realidad y el pacto se han impuesto sobre la inicial lucha sindical, según la cual las centrales llevaban meses recurriendo a los tribunales todos los casos de incumplimientos de pactos salariales firmados en años anteriores y que, apelando a la situación de crisis, muchas empresas aseguraban no poder cumplir. De hecho, las cúpulas de CC OO y UGT han terminado admitiendo que la previsión de inflación a efectos de negociación salarial sea del 1% para este año.

Así, según datos de Trabajo, el aumento salarial medio pactado en los 1.370 convenios de empresa, que afectan a 360.395 trabajadores es del 0,88% (0,83% en los convenios de empresa de nueva firma). Son los convenios de ámbitos superiores a la empresa los que elevan algo las subidas medias, ya que recogen incrementos del 1,33% en lo que va de año.

Las cláusulas de revisión salarial son muy escasas este año

En esta misma línea un muestreo elaborado por CC OO entre convenios de todo ámbito que afectan a más de 3.000 trabajadores, refleja que "la inmensa mayoría de ellos recoge subidas salariales inferiores al 1%". El caso más claro es el convenio de Renault España, que afecta a 10.138 trabajadores, para los que estipula congelación salarial para el presente año. En el siguiente tramo se sitúan convenios como el de Mapfre (3.900 trabajadores), con un alza retributiva del 0,22% en este ejercicio; y los del personal laboral de la Generalitat de Cataluña (9.000 trabajadores) y las empresas públicas del consorcio sanitario de Tenerife (4.221 empleados), ambos con subidas salariales del 0,30% en 2010.

El siguiente grupo lo conforman convenios como el de Transportes de Mercancías por Carretera de Zaragoza (7.000 trabajadores), con un incremento del 0,50%; y los de la Hostelería de Tenerife (34.200 trabajadores), o el convenio sectorial estatal de empresas de publicidad, con alzas del 0,80%. Sólo se ha encontrado un convenio con incrementos superiores al 3%: el de los empleados de fincas urbanas de Cataluña (5.911 trabajadores), que incluye una subida salarial del 3,65% para este año.

En cualquier caso, el actual incremento medio pactado en convenio citado anteriormente del 1,29% es el menor de los últimos cincuenta años en España. Es más, según las previsiones de CEOE, realizadas en su último informe sobre la situación económica del mes de julio, los empresarios esperan que la subida salarial media final de este año sea del 1,2%.

Para la patronal, este aumento inicialmente pactado en la negociación colectiva es el más bajo desde 1995. Si bien ese año, una vez aplicadas las cláusulas de revisión salarial al final del ejercicio, el incremento retributivo fue del 2,2%, ya que el IPC quedó por encima del 4%. No obstante, todo apunta a que en 2010 no se dará este efecto multiplicador de las cláusulas de garantía salarial. Aunque los precios también están subiendo por encima de los salarios (1,9% en julio), hay muchas menos cláusulas de este tipo. Apenas uno de cada cuatro convenios incluye la revisión salarial en función del IPC a final de año, lo que afecta al 40% de los trabajadores con convenio firmado o revisado en 2010. Este porcentaje superaba el 80% a mediados de esta década.

La menor presencia de las cláusulas de garantía salarial podría suponer una caída de los salarios reales. De hecho, esto es lo que ocurre ya para los 2,1 millones de trabajadores que no tienen cláusula de revisión, ya que los precios superaron seis décimas a los salarios en julio.

Todas estas cifras presentan una difícil negociación colectiva para los próximos dos años. Según el acuerdo firmado en febrero entre patronal y sindicatos, la subida salarial de referencia para 2011 oscilará entre el 1% y el 2%, mientras que en 2012 será de entre un 1,5% y un 2,5%. Según el actual ritmo de recuperación económica, ya hay sectores patronales que, en privado, ven imposible cumplir este acuerdo.

La negociación, retrasada por su dificultad y cambios estadísticos

El ritmo de la negociación colectiva está siendo mucho más lento este año. Hasta julio, sólo 3,7 millones de trabajadores habían revisado o firmado un nuevo convenio colectivo, frente a los 7,4 millones de trabajadores que ya habían cerrado su negociación colectiva en el mismo periodo de 2009.

Fuentes sindicales y patronales coinciden en apuntar varias causas para este retraso. La primera es evidente y tiene que ver con la dificultad de la negociación debido a la situación de crisis. En segundo lugar, existe una razón coyuntural que consiste en que en octubre entrará en vigor un nuevo sistema de registro de los convenios colectivos. A partir de entonces, deberán registrarse todas las revisiones de las tablas con la plantilla actualizada cada año y no sólo el primero de la vigencia del convenio.

El BBVA prevé una recaída del PIB

El BBVA teme que la "aceleración del proceso de consolidación fiscal y la persistencia de las incertidumbres en los mercados financieros podría" traducirse en una recaída del crecimiento intertrimestral del PIB entre julio y septiembre. En cualquier caso, el retorno a tasas negativas sería "limitado y transitorio", asegura la entidad financiera. Por otra parte, el banco presidido por Francisco González valora la reforma laboral aprobada por el Gobierno, aunque augura que podría resultar "insuficiente para resolver los problemas que afectan al mercado de trabajo".