Fin de las reuniones a puerta cerrada

El regulador de EE UU pone fin a las negociaciones con Google y las 'telecos'

El regulador estadounidense de las telecomunicaciones reaccionó a las críticas y a los rumores sobre pactos secretos entre Google y Verizon y anunció el viernes el fin de las reuniones a puerta cerrada que mantenía con proveedores de contenidos y servicios, empresas de hardware y usuarios para pactar la distribución en la red.

El regulador de EE UU pone fin a las negociaciones con Google y las 'telecos'
El regulador de EE UU pone fin a las negociaciones con Google y las 'telecos'

El regulador de las telecos estadounidense (Federal Communications Commission, más conocido por FCC) decidió el viernes poner fin de raíz a las críticas y ha cancelado la serie de reuniones a puerta cerrada que la organización ha mantenido desde el 22 de junio con las operadoras, proveedores de contenidos y servicios, además de empresas de hardware y asociaciones de usuarios, con el fin de llegar a un acuerdo con respecto al futuro de la distribución en la red.

El detonante de esta decisión fue la noticia publicada el pasado jueves por The New York Times, además de agencias como Bloomberg y Reuters, de que Google y Verizon habían usado estos encuentros para pactar una especie de fin a la llamada neutralidad en la red (es decir, que los proveedores de acceso reparten los contenidos que circulan por internet sin privilegiar a ninguno de los participantes) y que Google pague a la operadora por privilegiar su tráfico. Google desmintió la noticia a las pocas horas, y Verizon hizo lo propio al poco rato, aunque de una forma muy matizada.

Sin embargo, para la FCC la polémica había sobrepasado los límites. La posibilidad de que las compañías de acceso a internet paguen a las operadoras por el tráfico ya había sido apuntada en febrero pasado por César Alierta, el presidente de Telefónica, quien en febrero aseguró que las proveedoras han de pagar por usar las redes.

GOOGLE 1.502,06 -1,06%

En todo caso, las conversaciones habían suscitado numerosas críticas por la falta de transparencia y porque los consumidores, las empresas de capital riesgo que financian nuevas compañías en internet y pequeñas operadoras, no están compartiendo la mesa de negociaciones con las grandes del sector.

Algunos participantes en las reuniones aseguraron ayer a diversos medios estadounidenses que en estas reuniones se habían trazado fronteras estrictas para garantizar la neutralidad en internet, además de tratar sobre la posibilidad de permitir tráficos más rápidos para algunos "servicios especializados". "Las reuniones han sido productivas en varios frentes", aseguró ayer Eddie Lazarus, uno de los principales directivos de FCC. "Pero no han generado un marco robusto para preservar la transparencia y la libertad de internet, la que conduce a la innovación, las inversiones, la libertad de expresión y la del consumidor".

La justicia, un freno para la FCC

El fin de las conversaciones con los agentes del sector de internet deja en el aire la cuestión de cuál será ahora el siguiente paso de la agencia reguladora FCC. Varios analistas citados el viernes en la prensa estadounidense aseguraron que la posición de la agencia es difícil, y que su papel está ahora más discutido que nunca después de que un juzgado le diese la razón a Comcast frente a la propia FCC. La justicia aseguró que el regulador carece de la autoridad para obligar que se garantice la neutralidad en la red. La agencia acusó a la mayor proveedora de servicios televisivos por cable y la mayor proveedora de servicio de internet de haber frenado el tráfico a un portal de descargas ilegales (Bit Torrent) y trató de enmendar la situación. Los jueces se lo impidieron. Y frente al vacío creado por esta sentencia apenas hay nada. La legislación sobre neutralidad tampoco ha experimentado grandes avances en Washington y no parece probable que se produzca en el medio plazo, ya que su proponente, el senador John Kerry, no cree que haya consenso para ello.