Será posterior al 15 de agosto

Los controladores votan en masa a favor de la convocatoria de huelga

El 98% de los controladores aéreos españoles han votado a favor de ir a la huelga en protesta por el cambio de sus condiciones laborales llevado a cabo por el Gobierno. Ha quedado en el aire la fecha definitiva, que será posterior al 15 de agosto, y si se celebrarán una o más jornadas de paro.

Los controladores votan en masa a favor de la convocatoria de huelga
Los controladores votan en masa a favor de la convocatoria de huelga

Los controladores aéreos españoles han aprobado, por amplia mayoría, que se convoque una huelga en protesta por los cambios que el Gobierno ha introducido en sus condiciones laborales. En la votación promovida ayer por la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), asociación que aglutina al 95% de la plantilla, la participación en la consulta alcanzó los 1.883 trabajadores, un 92% del total de los 2.033 afiliados. Se han mostrado a favor unos 1.850, el 98,25% del total, según fuentes consultadas por Europa Press.

El comunicado del sindicato USCA afirma que la huelga se convocará ante la "incapacidad negociadora" demostrada por el ministro de Fomento, José Blanco, al que acusan de "boicotear" la negociación del convenio colectivo a base de decretos, que aún no han sido publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE). "El ministro tendrá que responder sobre los extraños intereses que le hacen romper continuamente las negociaciones a base de decretos", afirma.

AENA lamentó, en un comunicado, la decisión porque, "aunque es legítima, no es justa ni está justificada, singularmente en momentos de dificultad y crisis económica como los actuales en los que todos hemos de contribuir a la recuperación". El gestor aeroportuario entiende que la mesa de negociación es el "escenario adecuado" para la redacción del nuevo convenio colectivo y el marco en el que pueden y deben manifestar sus reivindicaciones. En este sentido, pese a la decisión de ir a la huelga y de considerar que las conversaciones están "estancadas", el secretario de comunicación de USCA, César Cabo, afirmó que "continuarán las negociaciones" con AENA.

La fecha está pendiente de la decisión de la junta directiva de USCA. Los responsables habrán de determinar también si se convoca una sola jornada de paros o se extenderán a tres días. El portavoz de USCA, Daniel Zamit, indicó sin embargo a Efe que, para cumplir con los plazos previstos de comunicar con 10 días de antelación, las fechas más factibles serían el 18 o el 20 de agosto.

Una huelga en pleno periodo vacacional ya permite avanzar que no discurrirán sin incidencias. Es por ello que desde el sector se teme que se fijen servicios mínimos "abusivos". Los trabajadores se fijan en que, durante la huelga de funcionarios en junio, se convocó al 100% de los controladores programados. De celebrarse la huelga, sería una movilización histórica en el sector. Nunca ha habido una huelga oficial de controladores en España. Los sindicatos y AENA, el organismo responsable del espacio aéreo español, no han llegado a un acuerdo sobre lo que desde USCA denominan "las peores condiciones para el desempeño de la profesión de toda Europa".

Por su parte, la Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (Aceta) consideró ayer "injustificada" esta huelga y pidió que el Ministerio de Fomento fije unos servicios mínimos "rigurosos". El presidente de la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes Españolas (Aedave), José Manuel Maciñeiras, reclamó al Gobierno "dureza absoluta" porque consideró que la huelga supondría "una mala acción" para el país. El director general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Ramón Estalella, consideró "inaceptable" que una huelga pueda paralizar el tráfico aéreo.

Condiciones

El sindicato USCA ha planteado en un documento de 12 puntos sus reivindicaciones para la negociación.

Entre las peticiones, se incluye la eliminación de la actual exigencia de disponibilidad absoluta e incondicional del trabajador los 365 días.

Aunque no aprueba el real decreto que regula la actividad y el descanso del colectivo, piden que entre en vigor y que Aena lo aplique cuanto antes para mejorar ciertas condiciones laborales.

Un laudo arbitral que dé concesiones a las partes

Aunque sería una decisión extrema, cabe la posibilidad de que el Gobierno, ante la dificultad enorme de resolver el conflicto laboral con los controladores, termine dictando un laudo arbitral. En este sentido, lo decidido por el árbitro sería de obligado cumplimiento para las partes.

El portavoz de USCA, Daniel Zamit, asumió ayer que el laudo "es un riesgo que corremos" con la convocatoria de huelga y la no resolución del conflicto. Desde el punto de vista de la asociación, esta decisión "impediría que ejerciéramos nuestro derecho constitucional a la huelga". "Un laudo sería la cacicada final. No han querido negociar y ahora se lo quieren quitar de encima con un laudo", apuntó Zamit.

El portavoz recalcó que "existen una serie de Reales Decretos que aún no se han publicado porque incluyen medidas de privatización de los aeropuertos de los que el ministerio no quiere que se hable".

Fuentes del sector apuntan sin embargo que un laudo favorecería a ambas partes en el sentido de que eliminaría la incertidumbre que abre la huelga y permitiría a los controladores hacer valer ciertas posiciones y mejorar las condiciones.

El laudo es una posibilidad que tiene el Gobierno en caso de que "la huelga afecte o perjudique a los intereses de la economía nacional", según expertos juristas. Sin embargo, el Tribunal Constitucional afirmó en 1981 que "la autoridad gubernamental sólo podrá dictar laudos arbitrales en casos excepcionales y que éstos, en ningún caso, puedan sustituir a la negociación colectiva". Sus disposiciones, fijadas por uno o varios árbitros, son de obligado cumplimiento para las partes implicadas.