Incumplió un contrato con Area Property

Un juez condena a Sabeco a pagar 2,7 millones por no abrir un centro en Gandía

El grupo de supermercados Sabeco, de la multinacional Auchan, ha sido condenado a pagar 2,7 millones al fondo inmobiliario Area Property. El juez estima que incumplió su obligación contractual de ocupar un centro comercial promovido por el fondo estadounidense en Gandía.

Interior de un establecimiento de la marca Sabeco
Interior de un establecimiento de la marca Sabeco

El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Gandía (Valencia) ha condenado a los supermercados Sabeco a pagar 2,74 millones de euros al fondo inmobiliario Area Property. El juez dicta en la sentencia, a la que ha accedido este diario, que Sabeco incumplió el contrato por el que se comprometía a ocupar un supermercado en un centro comercial promovido por el fondo estadounidense en Gandía.

Sabeco, de la multinacional francesa Auchan, acordó en 2007 con el fondo Apollo Real Estate (hoy Area Property, el mismo fondo que adquirió en septiembre de 2009 junto con Deutsche Bank las oficinas de BBVA, por 1.154 millones) y la empresa española 3C Development, que gestiona inversiones de fondos inmobiliarios internacionales en España, la ocupación y alquiler de un supermercado que edificarían a su medida en el centro comercial de Gandía. Sabeco se comprometía a permanecer ahí cinco años.

Area Property y 3C Development se encargaron de que el supermercado estuviera edificado y listo para ser abierto en noviembre de 2008. De acuerdo a la demanda presentada contra Sabeco, la empresa del grupo Auchan incumplió su obligación contractual "dado que no abrió al público" en la fecha acordada.

Para el fondo Area Property y 3C Development la apertura del supermercado de Sabeco en las fechas acordadas era fundamental para el desarrollo de todo el centro comercial de Gandía, compuesto por 15 locales y que había supuesto una inversión superior a los 50 millones, ya que confiaban en que el supermercado, que ocupaba 4.207 metros cuadrados de superficie, atrajera clientes para el resto de locales. En su demanda solicitaban a Sabeco el pago de 2,5 millones ya que en el contrato firmado se acordaba que su resolución por causas imputables al arrendatario, éste tendría que pagar dicha cantidad, equivalente a la renta que correspondería por cinco años de ocupación.

"No puede sino considerarse que realmente ha existido un incumplimiento del contrato inicialmente suscrito entre las partes", señala la sentencia del juzgado de Gandía, "dado que resulta obvio que la demandada no ha abierto el supermercado en su día previsto (...) y que dicho incumplimiento ha sido imputable de una manera clara y directa a la parte demandada, la cual, pese a que la parte actora ha cumplido con sus obligaciones (...) en ningún momento tuvo la voluntad seria de realizar la apertura del establecimiento".

El juez recuerda en su sentencia que las "obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes y deben cumplirse a tenor de los mismos". Además señala que "vista la entidad de ambas, que se supone dispusieron de un asesoramiento jurídico importante vista la entidad económica de los compromisos que mutuamente asumían, no puede considerarse la existencia de una situación de abuso de una parte frente a otra".

Miguel López, director de 3C Development, explica que el supermercado de Gandía ha sido finalmente dividido en dos locales, sólo uno de ellos ocupado. "Lo mejor de la sentencia, además de que ha sido tramitada con rapidez, es que aporta seguridad jurídica a los fondos extranjeros que se planteen invertir en España". Desde Sabeco se asegura que la sentencia va a ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Valencia.