Acuerdo entre la SEC y Goldman

La SEC zanja su demanda contra Goldman Sachs por 425 millones

Goldman Sachs zanjó el jueves la acusación de fraude de la SEC mediante un acuerdo extrajudicial que le obliga a pagar 550 millones de dólares, unos 425 millones de euros. Una cantidad récord en este tipo de compromisos. Como suele ser habitual en estos casos, la entidad no reconoce o niega un comportamiento delictivo después de que el regulador de los mercados le acusara el 16 de abril de llevar al engaño a algunos inversores al venderles un CDO ligado al mercado de la vivienda.

EE UU presenta una demanda a Goldman Sachs por fraude
EE UU presenta una demanda a Goldman Sachs por fraude

El acuerdo, anticipado por los rumores desde que Goldman solicitó la última extensión para contestar a la demanda del regulador, se anunció a cierre de los mercados y las acciones de la entidad se dispararon en la sesión after hours. Las primeras impresiones de algunos analistas apuntaban a que pese a que la cantidad es récord en la historia de la SEC, se esperaba que la suma a pagar por Goldman fuera bastante más elevada, sobre todo teniendo en cuenta que la entidad ganó el año pasado 12.200 millones de dólares.

En cualquier caso, 300 millones de dólares se pagarán al Tesoro en concepto de multas y el resto se abonará como una restitución a los inversores.

Aunque Goldman no reconoce culpa, si que admite haber cometido "un error" en su material del marketing para la venta de un producto financiero. El banco admite que omitió "datos clave" referentes a la venta de un CDO, Abacus-2007 AC, basado en titulizaciones de deuda hipotecaria subprime y que se colocó a inversores justo en el momento en el que el mercado de la vivienda empezaba a colapsar. El banco, presidido por Lloyd Blankfein, hace énfasis en que tendría que haber informado que en el diseño de este producto financiero, había participado otro inversor, el gestor de hedge funds John Paulson, y que este iba a tomar una posición corta.

Paulson incrementó la rentabilidad de sus inversiones, pues era de los pocos que apostó a corto sobre la vivienda y cerró 2.700 con beneficios de 3.700 millones. Mientras, los inversores en este CDO a largo perdieron cerca de mil millones de dólares, entre ellos los bancos europeos IKB y ABN Amro.

La admisión permite pensar que aunque Goldman no considera que su conducta haya sido fraudulenta, si que hubo negligencia.

El director legal de la SEC, Robert Khuzami, afirmó ayer en un comunicado previo a su rueda de prensa que este acuerdo es una lección "a las firmas de Wall Street para recordarles que ningún producto es demasiado complejo o ningún inversor es lo suficientemente sofisticado, como para evitar pagar un alto precio si una firma viola los principios fundamentales de la honestidad". En la misma línea, el subdirector Lorin Reisner, afirmaba que este precedente manda el mensaje de que "las medias verdades y los engaños no pueden ser tolerados". Según Reisner, la integridad de los mercados depende de que "todos sus partícipes actúen sin compromisos siguiendo los estándares de la honestidad y la verdad"

El acuerdo extrajudicial aún debe ser ratificado por la juez Barbara Jones, de Manhattan, y además de la multa fuerza a la entidad de Blankfein a que se reeduquen a todos los empleados del área afectada por la demanda de abril. La firma, cuyos responsables han tenido que testificar por este y otros casos en el Congreso, está llevando a cabo un estudio para revisar sus estándares de actuación.

La demanda contra Fabrice Tourré, el empleado senior de Goldman Sachs que se encargó de gestionar el CDO en cuestión, se mantiene. Tourré no ha llegado a ningún acuerdo extrajudicial y, de momento, su situación procesal avanza.