Informe trimestral de la Casa Blanca

La Casa Blanca dice que el plan de estímulo ha creado 3 millones de empleos

El plan de estímulo económico aprobado en 2009 ha permitido la creación o el mantenimiento de tres millones de puestos de trabajo en EE UU, según el informe trimestral de la Casa Blanca.

El informe del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca acerca de los resultados del plan de estímulo, valorado en 787.000 millones de dólares, atribuye también a la medida un aumento entre el 2,7 y el 3,2% del Producto Interior Bruto (PIB).

Según el texto, que hoy desvelaron el vicepresidente, Joe Biden, y la presidenta del Consejo de Asesores, Christina Romer, en el segundo trimestre de 2010 el plan de estímulo "ha elevado el empleo entre 2,5 y 3,6 millones de puestos de trabajo".

Ello, afirma la Casa Blanca, "nos deja bien encaminados para alcanzar la meta de 3,5 millones de puestos de trabajo para finales de este año".

Romer tiene previsto comparecer hoy ante el Comité Económico Conjunto del Congreso para abordar la creación de empleo -el índice de paro se encuentra en el 9,5 por ciento en EE UU- y las perspectivas económicas del país.

Según el texto de esa comparecencia, dado a conocer por adelantado por la Casa Blanca, el plan de estímulo "parece haber animado la inversión privada y la creación de empleo en los momentos en que más lo necesitaba la economía".

Por su parte, al presentar el informe Biden aseguró que si no fuera por el plan de estímulo "apenas estaríamos creciendo".

"Las medidas que tomamos están funcionando", aseguró el vicepresidente, que arremetió también contra la oposición republicana al indicar que "si se hubieran hecho las cosas como ellos querían no se hubiera conseguido nada de esto".

Según los últimos datos del Departamento de Trabajo, la economía de EEUU tuvo en junio una pérdida neta de 125.000 empleos, la primera del año, si bien el sector privado tuvo un buen comportamiento, pues añadió 83.000 nuevos empleos.

La pérdida neta de puestos de trabajo refleja la terminación del empleo temporal de unas 225.000 personas contratadas por el Gobierno para la realización del censo de 2010.

La oposición republicana critica el plan de estímulo al considerar que se trata de un fuerte desembolso público que no ha creado los suficientes puestos de trabajo y sí ha contribuido a aumentar el déficit.

El presidente estadounidense, Barack Obama, busca aumentar el apoyo a la medida entre el público, para lo que prácticamente cada semana viaja fuera de Washington para participar en actos que pongan de relieve los beneficios del plan.

Este jueves, el presidente tiene previsto desplazarse a Michigan para participar en la ceremonia de comienzo de obras de una fábrica de baterías eléctricas para vehículos, hecha posible en parte por los subsidios del plan de estímulo.