La empresa cotiza a 0,16 euros por acción

La Seda pierde más de la mitad de su capitalización en el regreso al parqué

La Seda regresó ayer al parqué con una caída del 52,35%, con lo que en sólo una jornada el valor ha perdido más de la mitad de su capitalización. Cotiza a 16 céntimos por acción. Tras más de un año de suspensión bursátil, la empresa, que se encuentra en pleno proceso de negociación con la banca acreedora, tiene pendiente realizar una ampliación de 300 millones.

La empresa que preside José Luis Morlanes reanudó ayer su cotización en Bolsa -fue suspendida el 5 de junio de 2009- con caídas espectaculares. Tras un periodo de subasta que se prolongó durante cerca de media hora, a las 09.25 horas los títulos de La Seda marcaban su primer cambio a 0,14 euros, frente a los 0,34 euros de referencia anterior. El mínimo de la sesión lo marcó en 0,13 euros.

Al final, la compañía cerró a 0,162 euros por acción, lo que supone un retroceso del 52,35% y la pérdida en una jornada más de la mitad de su capitalización. Actualmente, su valor en Bolsa es de 101,55 millones de euros.

El volumen de contratación fue muy superior a la media habitual, con 40,5 millones de títulos intercambiados.

La CNMV anunció el viernes el fin de la suspensión cautelar de la negociación en el sistema de interconexión bursátil de las acciones de La Seda. El supervisor bursátil advirtió del riesgo de que La Seda de Barcelona entre en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) si no logra suscribir la ampliación de capital por importe de 300 millones aprobada por la junta general de accionistas.

Préstamo sindicado

Las entidades acreedoras del préstamo sindicado han manifestado su compromiso "condicionado" de capitalizar hasta un máximo de 150 millones de euros mediante la compensación de créditos. Esta medida, no obstante, está supeditada a que La Seda capte otros 150 millones de euros en efectivo.

De este modo, la inyección de fondos total alcanzaría los 300 millones de euros.

Algunos de los actuales accionistas y terceros inversores han declarado su intención de suscribir acciones por importe de 100 millones de euros, si bien todo ello está sujeto a ciertas condiciones, entre ellas que la compañía reciba de forma simultánea o previa solicitudes de suscripción al menos 300 millones de euros.

La CNMV advierte que, de no llegar a los 300 millones de euros, los inversores que hubieran adquirido derechos de suscripción preferente durante el periodo de negociación de los mismos perderían el importe pagado para su adquisición.

Además, de no completarse la ampliación de capital, La Seda incumpliría el acuerdo con el sindicato de entidades acreedoras, por lo que éstas o la propia sociedad podrían instar la declaración de concurso.

El presidente de La Seda, que ha anunciado que abandonará este cargo una vez finalizada la ampliación de capital, señaló en la última junta de accionistas que la compañía "había cerrado un ciclo, y que ahora empezaba un nuevo periodo para recuperar la normalidad". Las previsiones son que la empresa cierre este año con unas ventas de 1.000 millones de euros y un Ebitda de entre 50 y 65 millones de euros.

José Luis Morlanes también ha avanzado que La Seda presentará en la junta general de accionistas que tendrá lugar este otoño el plan de crecimiento de la compañía para los próximos cinco años.