Incrementa su presencia en distribución alimentaria

Matarromera rediseña su red de ventas y eleva sus ingresos un 20%

El grupo Matarromera está registrando un crecimiento de sus ingresos del 20% al redirigir su red de ventas hacia la gran distribución. Hasta ahora, el grupo se había centrado en hostelería. Por el momento descarta hacer adquisiciones, pese a recibir ofertas "cada semana".

La gran mayoría de las firmas bodegueras llevan meses capeando el temporal. Sin embargo, algunas no dan muestras de sufrir el impacto de la crisis. Un buen ejemplo es el grupo vallisoletano Matarromera, cuyas ventas crecían -a finales del pasado mes de mayo- a un ritmo del 20%.

Un avance que se ha basado en el giro que la compañía ha dado a sus estrategia de ventas, que hasta ahora había basado fundamentalmente en el canal de hostelería y ahora busca adentrarse en la gran distribución. "Nuestra gestión en alimentación era escasa", asume el presidente de la bodega, Carlos Moro, aunque no desvela en qué cadenas de súper e híper ha incrementado su presencia.

Al mismo tiempo, la compañía propietaria de marcas como Emina y Cyan ha reorganizado su red comercial. "Es cierto que había campos que no habíamos potenciado, pero es el momento de ser más fuertes en distribución porque con la crisis la gente está buscando valores seguros", apunta. Pero pese a acelerar su presencia en este segmento comercial, Moro asegura que Matarromera no ha rebajado sus precios. "Nosotros nunca hemos tenido precios muy altos, ése no es nuestro objetivo".

Matarromera engloba actualmente siete bodegas y según las previsiones de su presidente éstas podrían ingresar a finales de año alrededor de 13 millones de euros. Carlos Moro adelanta que con este número de bodegas no prevé adquirir nuevas enseñas a corto plazo. "Cada semana me llegan ofertas y no lo descartamos pero en este momento no se pueden abrir todos los frentes", argumenta.

Mientras, el grupo ha acelerado sus inversiones, principalmente en el proyecto de vino sin alcohol. Desde el ejercicio 2004 hasta aproximadamente finales de 2012 van a alcanzar los 27 millones de euros.

Al mismo tiempo, Matarromera va a convertirse en el primer grupo bodeguero español que presenta su huella de carbono (es decir, sus emisiones de gases de efecto invernadero) que la compañía ha cuantificado de la mano de Aenor en su enseña Emina Verdejo.

Se lanza a la exportación de vino sin alcohol a los países árabes

Es sin duda una de las apuestas más arriesgadas del grupo y, pese a algunas críticas de los más puristas, va a convertirse en uno de los negocios clave de Matarromera. Hace sólo unos meses lanzó la primera bebida a base de vino con 0% de alcohol. Se trata de un vino desalcoholizado con el que ingresará este año entre dos y tres millones de euros. Hasta septiembre prevé producir 100.000 botellas y un millón de latas de la marca Eminazero. Su presidente reconoce que su desarrollo se debe, en gran medida, al interés de los países árabes. Por él se han interesado 70 importadores de 24 países.