Marketing y organización de despachos profesionales

La página web del despacho profesional

La primera impresión es lo que perdura. Es esencial que la web de su despacho cause una buena impresión al cliente potencial y que reduzca la percepción de riesgo del cliente a la hora de contratar los servicios profesionales.

Despachos
Despachos

No obstante, es posible que la web de su despacho no tenga mensaje y que transmita básicamente lo mismo que las demás, servicios.

Muchos despachos encargan la elaboración de una página web "por estar en Internet". La suelen encargar sin tener en cuenta que la imagen que proyecten será la que verá el mundo: clientes, competidores, etc. Elaborar una página web es un trabajo de suma responsabilidad. Está en juego la imagen del despacho.

Los despachos encargan la elaboración de la página sin conocer cuál es su factor diferencial, desde el punto de vista del cliente, y sin una estrategia previa de marketing. ¿Si su despacho desconoce qué le diferencia realmente, por qué le van a escoger los clientes potenciales de manera preferente a su competencia?

Por nuestra experiencia, a menudo las empresas que elaboran páginas web no hacen o no saben hacer las preguntas adecuadas al cliente, es decir, las elaboran en serie. Luego nos encontramos ante un cliente potencial que nos llama y que tiene una página web que no sirve para comunicar la diferencia del despacho, su singularidad.

La página web realizada sin dar respuesta a las preguntas adecuadas acaba siendo un gasto, no una inversión. Aparecen fotografías de mesas, sillas, edificios, etc. ¿A quién le importan esas imágenes? ¿Comunican quién es usted y qué hace? Hay páginas web que incluso pueden ser bonitas, pero eso no es lo esencial. Lo fundamental es: ¿responde a la personalidad de mi despacho y los mensajes son los adecuados para atraer a mis clientes potenciales? Su web debe diferenciarse de las demás y debe perdurar en la mente del visitante/cliente potencial. Dicho de otro modo: su web no debe ser sólo bonita, debe ser efectiva.

Una vez tenemos claros los factores diferenciales del despacho, desde el punto de vista del cliente, podemos encargar la realización del logo, la papelería y la página web. Si no se hace así, esos elementos probablemente no responderán a lo que es el despacho, serán fruto del azar o del gusto de quien diseñe. Lo que podría ser una inversión acaba con frecuencia siendo un gasto que, encima, puede comprometer la imagen del despacho, por su baja calidad.

Es una incoherencia que despachos que ofrecen buenos servicios y además cuentan con una imagen atractiva tengan una página web inadecuada. No sólo estamos hablando de la imagen, sino también de los mensajes. En la mayoría de páginas web hay muchos contenidos (información), pero no hay mensaje. La web debe transmitir, sobre todo, qué puede hacer usted por su cliente. Si además esto se hace de manera estética, mejor.

Lo importante es comunicar qué beneficios va a obtener el cliente si le contrata. Lo demás no es lo principal, es accesorio y demasiado igual al resto de despachos.

Más información en Domínguez & Guiu