Junta de accionistas de Prisa

Cebrián da prioridad a reducir la deuda y reforzar los fondos propios del grupo

El consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, subrayó ayer que el objetivo inmediato del grupo es reducir el endeudamiento con la venta de activos y reforzar los fondos propios. A su juicio, la solidez de sus empresas y la fortaleza de sus mercados son la mejor garantía de su solvencia.

Juan Luis Cebrián, consejero delegado y presidente de la comisión ejecutiva del consejo de Prisa, subrayó ayer ante la junta general de accionistas del grupo que su objetivo más inmediato es reducir "significativamente" el nivel de endeudamiento y reforzar los fondos propios. En esto ha centrado la compañía "sus mejores esfuerzos" desde enero de 2009, optando por la venta de participaciones minoritarias que permitieran mantener el perímetro de consolidación y buscando una inyección de dinero fresco.

En el primer caso, recordó cómo Prisa ha acordado la venta de un 25% de Santillana al fondo DLJ por 279 millones; de un 22% de Digital+ a Telefónica, por 485 millones de euros; de otro 22% de Digital+ a Mediaset/Telecinco, también por 485 millones, y la fusión de las actividades de Cuatro y Telecinco, a cambio de un 18,3% en la empresa resultante, valorado en casi 600 millones.

Además, está la venta de un 30% de la portuguesa Media Capital a Ongoing, operación que fue prohibida por la Comisión de Competencia lusa por no cumplir el comprador las condiciones que se le habían impuesto. "Después de esa resolución, hemos venido negociando con otros potenciales socios y espero fundadamente culminar con éxito un acuerdo en un plazo relativamente corto", agregó el consejero delegado.

PRISA 1,42 0,57%

De todas las operaciones, está cerrada la de Santillana, ya que las que afectan al sector audiovisual están pendientes de la decisión de las autoridades de competencia. En este punto, Cebrián instó a los técnicos de la Comisión Nacional de Competencia (CNC) y a los responsables políticos a ser "sensibles" a las urgencias que se derivan de estas operaciones, sobre todo en el actual momento económico. "En coyunturas como ésta, es preciso que todas las instancias actúen con celeridad a fin de no dañar el tejido productivo de las empresas", advirtió. Precisamente ayer, la CNC comunicó el inicio de la segunda fase de los expedientes de las operaciones de concentración de Cuatro y Telecinco y de Digital+ con Telefónica y Telecinco sin agotar el plazo previsto para la primera fase, por lo que Prisa celebró la diligencia de los técnicos de la Comisión.

Para el máximo ejecutivo del grupo, con estas operaciones, además de obtener recursos, Prisa ha incorporado socios "que añaden valor y mejoran las perspectivas de crecimiento", como Telefónica, que citó de manera explícita.

Socio solvente

En cuanto a la inyección de capital, recordó el acuerdo alcanzado con Liberty, que aportará al grupo unos 900 millones de dólares en efectivo. Cebrián explicó que Liberty es un vehículo financiero que cotiza en Nueva York, compuesto por fondos de inversión y de pensiones "solventes y de absoluta respetabilidad en los mercados". La estructura de la operación está "prácticamente diseñada" y quedará aprobada por los accionistas de ambas compañías en julio o agosto. "No habrá cambio de control en Prisa", recalcó Cebrián, que resaltó la "dignidad" de los primeros accionistas del grupo (Propu y Timón), que han aceptado reducir su participación a un tercio del capital de la empresa "a cambio de no trocearla".

Tras destacar el apoyo de las instituciones financieras a las actuaciones de Prisa, avanzó que, una vez culminadas estas actuaciones, el grupo se centrará en su consolidación y crecimiento, transformándose en "una compañía de tecnología avanzada orientada al consumidor". Así, señaló a Brasil y EE UU como mercados prioritarios para crecer en los negocios de radio, educación y producción audiovisual. A su juicio, la recuperación de la publicidad, fortalecerá más la rentabilidad de Prisa y sus posibilidades de generación de caja, permitiendo volver a repartir dividendo, previsiblemente, a partir de 2011. "Nuestro grupo es irrepetible y tiene un futuro más que prometedor si somos capaces de recapitalizarlo y reestructurar su balance", resumió. "La solidez de sus actividades y la fortaleza de los mercados en que opera constituyen su mejor garantía de solvencia y la evidencia absoluta de que no habrá tormenta, por pluscuamperfecta que sea, capaz de desbaratar el grupo", afirmó.

Depósito de 90 millones en el juzgado para garantizar la explotación del fútbol

El consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, avanzó ayer que Sogecable (filial audiovisual del grupo) ya ha depositado 90 millones de euros como primer pago por los derechos audiovisuales del fútbol para la próxima temporada.

Como venían repitiendo los responsables del grupo desde los últimos días, Sogecable ha cumplido con sus compromisos de pago y ha abonado el dinero ante el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Barcelona que tramita el concurso de acreedores de Mediapro, "con el objeto de garantizar que el dinero irá destinado a los clubes de fútbol".

"Nuestra empresa quiere garantizar así la explotación pacífica del fútbol en televisión, al tiempo que ha reclamado a la administración concursal la entrega efectiva y puesta a disposición de Audiovisual Sport participada al 80% por Sogecable de los derechos que le pertenecen, según la sentencia del Juzgado de Primera instancia número 36 de Madrid, declarada ejecutiva. "El concurso de acreedores no priva de eficacia a esta sentencia ni a su ejecutividad", subrayó Cebrián.

Esta sentencia condena a Mediapro a entregar todos los derechos de los clubes de Primera y Segunda División y a pagar una indemnización que asciende a 104,9 millones de euros por incumplir el contrato firmado en julio de 2006 para que Audiovisual Sport explotara los derechos audiovisuales del fútbol de las temporadas 2006-2007 a la 2008-2009.

El máximo ejecutivo de Prisa recordó que, en las dos ocasiones en que ha estallado la llamada guerra del fútbol, el objetivo y los métodos han sido los mismos: "Con el amparo del poder político se ha utilizado el mercado de los derechos de retransmisión de la Liga para tratar de debilitar las posiciones de Prisa en el sector audiovisual".

A su juicio, la intervención del Gobierno, con las numerosas decisiones "de urgencia" que han modificado la normativa que regula a los medios de comunicación, "no han hecho sino generar un caos formidable en todo el sector, perjudicando a propios y extraños", con sospechas de "favoritismo o clientelismo".

Añadió que, en este contexto, "una empresa caracterizada por su aventurerismo Mediapro irrumpió en el mercado de derechos futbolísticos ofreciendo sumas que ahora se confiesa incapaz de pagar, por insolvente, y generando una burbuja cuyo pinchazo puede provocar un auténtico estallido social".

Cebrián acusó a los responsables de Mediapro de dedicarse "a difamar y deteriorar el crédito de Prisa, con el claro propósito de perjudicar el precio de la acción, las operaciones comerciales de Digital+ y conmover a la comunidad financiera haciéndola dudar de lo veraz y exacto de nuestras informaciones", pese a la sentencia que condena al grupo de Jaume Roures y Tatxo Benet.