El objetivo es reducir el déficit

La Oficina Presupuestaria de EE UU sugiere eliminar las rebajas fiscales de la era Bush

O subidas de impuestos o recortes de gastos. Esa es la opción para EE UU si los costes en sanidad y pensiones se mantienen según lo previsto en las leyes actuales (reforma sanitaria incluida). Sin cambios, en 25 años los gastos en sanidad y pensiones supondrán el 16% del PIB cuando ahora representan el 6%. En los últimos 40 años y de forma sostenida, el gasto total del Estado (sanidad, pensiones, defensa, educación, inversiones, subsidios, etc.) excluido el pago de deuda, ha sido equivalente al 18,5% del PIB.

Ese es el mensaje que ayer envió a la Comisión encargada de estudiar cómo reducir el déficit, Douglas Elmendorf, director de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, en sus siglas en inglés). El CBO, que no es un órgano partidista sino técnico, ha elaborado para esta Comisión un informe con dos escenarios, uno que, entre otras cosas, incluye el fin previsto de los recortes fiscales que aprobó George Bush en 2001 y 2003, algo que quiere parcialmente el presidente. Ese escenario, en el que además no se actualizaría el AMT (un impuesto destinado a rentas altas pero que no se actualiza con la inflación automáticamente y cada vez afecta más a las rentas medias) permitiría elevar los ingresos por encima de las últimas décadas pero dispararía la deuda al 80% en 2020.

Si se mantienen los recortes fiscales de Bush, se elevan los pagos a los médicos que atienden a los mayores de 65 años (como se suele hacer cada año con el Medicare), se enmienda anualmente el AMT y se retrasan los ahorros sanitarios, los ingresos caerían significativamente y la deuda se dispararía al 87% en 2020 y se triplicaría en 2035. Elmendorf ha calculado estas alternativas porque en el pasado, el Congreso ha actualizado el AMT, el pago a los médicos y hay un cierto escepticismo sobre si se mantendrán los ahorros de la reforma sanitaria.

Estímulo puntual

Los estímulos fiscales puntuales para combatir una crisis cuando el paro es alto no son incompatibles con el objetivo de recortar el déficit, dijo Elmendrof a la comisión parlamentaria sobre fiscalidad. Este órgano tiene que emitir en diciembre un dictamen sobre cómo rebajarlo.