Prevé varios años de austeridad

La deuda de los países desarrollados cambiará el "equilibrio del poder económico", según 'The Economist'

El semanario británico The Economist considera que la deuda acumulada por los países desarrollados supondrá un "cambio en el equilibrio del poder económico" que existe entre las naciones más ricas y aquellas otras que están en desarrollo.

En informe especial sobre la deuda titulado 'Repent a Leisure', la publicación asegura que en el mundo desarrollado el modelo de deuda financiada, que ha permitido a las diferentes economías mantener su deseado nivel de gasto, "ha alcanzado su límite".

En este sentido, apunta que la mayoría de las opciones para hacer frente a la deuda pendiente "son difíciles de digerir". "Como ya se ha visto en Grecia e Irlanda, cada gobierno tendrá que encontrar su propia manera de reducir la carga", remarca.

Asimismo, subraya que "manejar la montaña" que ha generado esta deuda será "difícil", ya que puede conllevar un periodo de "varios años de austeridad y ralentización del crecimiento económico".

"Pozo demasiado profundo"

La publicación alerta de la "enorme carga" que supone la deuda contraída por consumidores, empresas y administraciones públicas en los últimos 25 años y cree que un gran número de países "se han metido en un pozo demasiado profundo como para poder salir".

El autor del reportaje, Philip Coggan, apunta también que "la encarnizada batalla entre los receptores de los prestamos y las entidades que los han concedido podría ser un hecho habitual para las próximas generaciones".

Ante esta situación, 'The Economist' considera que la mejor solución para los países desarrollados es "trabajar sobre su deuda a través del crecimiento económico". "Para algunas economías desarrolladas, con grandes poblaciones de edad avanzada y grupos cada vez más reducidos en edad de trabajar, reducir la deuda puede ser un reto muy difícil de lograr", afirma. :