Se suspende la subida de la tarifa de la luz en julio

Gobierno y PP revisarán en profundidad los costes del sistema eléctrico

El Gobierno y el PP han acordado suspender la subida de la luz prevista para julio como paso previo a poder alcanzar un pacto en materia energética, para lo que, en un primer momento, revisarán en profundidad todos los costes que soporta el sistema eléctrico.

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, y el portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, durante la rueda de prensa para explicar el acuerdo entre el Gobierno y el PP para suspender la subida de la luz prevista para julio.
El ministro de Industria, Miguel Sebastián, y el portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, durante la rueda de prensa para explicar el acuerdo entre el Gobierno y el PP para suspender la subida de la luz prevista para julio.

Así lo explicaron hoy en rueda de prensa el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y el portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, que confiaron en poder alcanzar un pacto lo antes posible y aseguraron que se sentarán a negociar "sin líneas rojas".

Como se van a revisar todos los costes del sistema, no tendría sentido actuar por el lado de los ingresos, explicó Sebastián para justificar la decisión de suspender la subida de la tarifa de último recurso (TUR) prevista para el 1 de julio

La subida de la tarifa eléctrica de último recurso (TUR), la única que fija todavía el Gobierno, aún no estaba determinada, pero se conocían dos de sus componentes básicos: el precio de la energía del próximo trimestre y la evolución de las tarifas de acceso, las que cubren los costes regulados del sistema eléctrico, aunque esta última sólo en fase de propuesta.

Industria envió a principios de mes una propuesta a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) en la que planteaba una subida de las tarifas de acceso del 10% para hogares y pequeños comercios y del 5% para la mediana industria. Las tarifas de acceso se mantendrían para los grandes consumidores industriales.

El otro componente básico de las TUR, el coste de la electricidad, se determinó ayer a través de una subasta que arrojó precios superiores a los de los dos primeros trimestres del año.

Antes de esta subasta, y teniendo en cuenta la propuesta de tarifas de acceso de Industria, fuentes del sector calculaban que la tarifa regulada subiría en torno al 4% a partir del 1 de julio. Al margen de estos dos factores, faltaba por determinar el impacto de las primas a las energías renovables, que se cargan en la tarifa.

Industria trabaja en un nuevo marco de primas a las renovables que podría modificar el coste de este tipo de energías y, por lo tanto, influir en la subida final de las tarifas de acceso.

Unesa considera "muy grave" el pacto

Por su parte, el presidente de la patronal del sector eléctrico Unesa, Pedro Rivero, calificó hoy como "muy grave" el pacto al que han llegado el Gobierno y el Partido Popular para no aplicar la subida de la luz en julio, que según sus cálculos, debería haber sido del 7,5%.

Durante la presentación de la memoria anual de la patronal, Rivero, visiblemente contrariado por la noticia, apuntó que si la noticia se confirma estaremos ante un asunto "muy grave" que sólo hará que empeore el problema del déficit de tarifa, que este año rondará los 20.000 millones de euros y que se genera porque el recibo de la luz no cubre todos los costes que soporta el sistema.

"El sistema aguanta, sí, pero como a un elefante se le pone un alfiler y resulta que ni lo nota, si se le sigue pinchando al final quien le derriba es el último alfiler", advirtió Rivero, que insistió en que "de la suma de las veces que ha sido inoportuno subir la tarifa se nos deben 20.000 millones".

Rivero se preguntó si es responsable evitar que los precios evolucionen en función de los costes y en régimen de mercado e ironizó con los posibles motivos que han podido llevar al Gobierno y al PP a alcanzar un pacto. "Seguro que lo hacen pensando en que con esta decisión pierden un montón de votos", dijo Rivero.

Explicó que en virtud de la propuesta de subida de las tarifas de acceso del 10% para hogares y pymes y del resultado ayer de las subastas para la compra de la energía, la tarifa de último recurso (TUR), la única que fija el Gobierno, debería haber subido en julio el 7,5%.