Se requiere extrema responsabilidad por parte de todos

Ordóñez urge a que la reforma laboral y de pensiones estén "completadas" antes del verano

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, afirma que las reformas "más urgentes" que precisa la economía española, junto con el ajuste presupuestario, son las del sistema financiero, la de pensiones y la del mercado laboral, y, por ello, subraya que deberían "estar completadas antes del verano".

"æpermil;ste es un momento que requiere un ejercicio de extrema responsabilidad por parte de todos, con la consiguiente asunción de costes y sacrificios", asegura Fernández Ordóñez en el discurso incluido en el Informe Anual del Banco de España, publicado hoy.

El gobernador sostiene que el esfuerzo fiscal que debe realizar la economía española es "muy intenso", en un momento además en el que las previsiones del PIB apuntan a un crecimiento "moderado", y entiende que para asumir dicho esfuerzo, que podría ser "aún más exigente" si no se corrige la trayectoria ascendente de los tipos de interés, se necesita que el programa de consolidación fiscal vaya acompañado de medidas estructurales.

Entre ellas, considera de una "importancia primordial" la corrección de las "ineficiencias" del mercado laboral, "puesto que de su reforma depende en gran medida la capacidad de ganar competitividad y generar empleo".

También la de pensiones, y en este sentido, juzga que la posible ampliación de la edad legal de jubilación y la mejora del grado de contributividad del sistema van en la dirección adecuada y, aplicadas con suficiente ambición, podrían mejorar de manera significativa la situación de las finanzas públicas a largo plazo.

Pese a la gran relevancia de estas dos reformas, Fernández Ordóñez destaca la necesidad de continuar con las reformas en los mercados de productos, especialmente en el sector servicios, y también afirma que, una vez completadas las reformas laboral y de pensiones, habrá que emprender otras nuevas, como la de la Educación, la modernización de las administraciones públicas, la privatización o racionalización de empresas públicas, la del sector energético y la de la negociación colectiva.

El gobernador recuerda que esta agenda de actuaciones no es sólo responsabilidad del Gobierno o del Parlamento, sino también de los gobiernos autonómicos y locales, sindicatos, empresarios y demás agentes económicos y sociales.

Cumplir con los objetivos de déficit

Fernández Ordóñez subraya además en su discurso que es "absolutamente imprescindible" que los nuevos objetivos de déficit se cumplan, "incluso si el escenario económico resultara finalmente menos dinámico de lo que prevé el Gobierno".

"Cualquier desviación con respecto a lo previsto podría tener graves consecuencias sobre la credibilidad del esfuerzo de consolidación fiscal", afirma el gobernador, quien, no obstante, reconoce que el proceso de consolidación fiscal "tenderá a ralentizar" la recuperación.

Para garantizar el "estricto" cumplimiento del programa de consolidación fiscal español, Fernández Ordóñez aboga por reforzar los procedimientos de seguimiento y supervisión y diseñar planes contingentes que aseguren el cumplimiento de los objetivos establecidos y "enderecen" la dinámica de algunas partidas del gasto.

En este sentido, destacó que para que tenga éxito el "ambicioso" proceso de consolidación fiscal emprendido por el Gobierno resulta "esencial" la colaboración de las administraciones territoriales.

Fernández Ordóñez reconoce en su discurso que la presentación de este Informe se produce en un momento "particularmente complejo" para Europa y para la economía española, que se encuentra en el punto de mira de los mercados.

"La propagación y la ampliación de las tensiones han acabado fijando el foco de atención de los analistas y de los mercados en la situación y en las reacciones de política económica en aquellos países que, como el nuestro, se enfrentan a unos retos comparativamente más exigentes y, en consecuencia, son percibidos como potencialmente más vulnerables", argumenta.

En su opinión, los signos de recuperación de la economía española son todavía "muy débiles y se sustentan todavía en buena medida" en factores de naturaleza transitoria que tenderán a "agotarse" en los próximos meses. Así, prevé que la recuperación sea "gradual" y tarde algún tiempo en alcanzar un ritmo de expansión suficiente para generar empleo.