Carlos Berzosa - Rector de la Universidad Complutense de Madrid.

"La situación es alarmante por el recorte de la inversión"

El viernes aprobó un plan para reducir gastos y conseguir ingresos adicionales. En total, 40 millones.

Pasa dos semanas del verano en los cursos de El Escorial. El rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Berzosa, madrileño, de 69 años, está implicado en la formación y en el "frescor" estival de su campus. Allí le gusta compartir tertulia con alumnos, profesores, escritores, economistas, cantautores... Un baño de realidad. La entrevista se celebra al finalizar el II Encuentro de Rectores Universia 2010, que reunió la semana pasada a cerca de 1.100 universidades en Guadalajara (México). Sin embargo, el viernes el rector atendió por teléfono a este periódico, una vez finalizado el consejo de gobierno en el que la Complutense aprobó un plan de reequilibrio presupuestario, para explicar las medidas de ajuste que ha tenido que aplicar para afrontar el complicado momento que atraviesa el campus.

Comencemos por lo más inmediato, ¿qué medidas acaban de aprobar?

Un plan que recoge medidas de ahorro y de ingresos en la universidad. Ya teníamos en marcha un plan de austeridad pero hemos tenido que reajustarlo, debido a que no hemos podido renegociar un contrato programa que teníamos con la Comunidad de Madrid. La situación es alarmante debido al incumplimiento de este compromiso. Y si la comunidad ingresa ese dinero podemos hacer frente a las nóminas del personal.

Mientras tanto, ¿cómo ahorrarán y de dónde procederán los ingresos?

El presupuesto de esta año ya era inferior en 12 millones de euros. Había pasado de los 607 millones a los 595 millones. Y ahora acabamos de aprobar ajustes para no renovar las bajas que se produzcan, que conllevará una reducción del 2% de la masa salarial, lo que supone un ahorro de ocho millones de euros; reducir la retribución de los altos cargos; conseguir ingresos mediante el alquiler de edificios y de 20 viviendas libres de la residencia de profesores, así como sacar a concurso público la cesión de un solar que tenemos en la plaza de Cristo Rey en Madrid. Todo esto supondrán 15 millones de euros que, sumados a los 12 de ahorro inicial, llegan a los 40 millones.

¿La situación de las universidades es realmente tan alarmante?

Es necesario una reordenación del mapa universitario, pero además es necesario que se tome en serio la educación superior. Por ejemplo, Angela Merkel y Sarkozy se han comprometido a reducir el gasto público, pero salvando la sanidad y la educación. Necesitamos un compromiso de las Administraciones con la universidad, es el futuro de las sociedades desarrolladas.

¿Qué mensaje quiere enviar la Complutense con este reajuste?

Queremos enviar una señal importante, y es que una universidad, ante las circunstancias y la situación económica que atraviesa, ha tomado medidas de ajuste, nos apretamos el cinturón y buscamos ingresos adicionales.

(A partir de ahora se reproduce la conversación mantenida en México, donde también se habló de las dificultades económicas que atraviesan las universidades. )

Estamos pasando dificultades económicas dependiendo de la comunidad autónoma. En el caso de Madrid, las universidades no tenemos un trato favorable, tenemos firmados programas pero no hemos recibido el dinero. Además, nos ha recortado el presupuesto sin derecho a negociar nada. Nosotros tenemos inversiones comprometidas y hemos iniciado muchas infraestructuras que están empantanadas.

¿Por ejemplo?

Tenemos pendientes la reforma de las facultades de Geografía e Historia, Psicología, Física, Económicas, Veterinaria y Medicina. En los gastos corrientes tenemos congelado el sueldo y las pagas extraordinarias. Ya hemos ahorrado con el plan económico aprobado para este año.

¿Su sueldo se lo han recortado?

Por supuesto. Tampoco un rector cobra tanto, recibe un sueldo de catedrático y, en mi caso, un complemento como rector de 900 euros.

¿Y el tijeretazo habrá llegado también al presupuesto de los cursos de verano?

Contamos con un patrocinador fundamental, el Banco Santander, que es un gran apoyo para las universidades. Sin embargo, los ministerios, las instituciones públicas y también las empresas han limitado sus inversiones en formación, en este tipo de actividades. Esto también ha repercutido en la prolongación de los cursos, ya que hemos pasado de siete semanas a cinco. Tenemos que dar ejemplo de austeridad. Sin embargo, lo que no se han recortado son las becas para los alumnos que quieran asistir a estos cursos.

¿Qué deberíamos aprender de esta crisis?

Debemos ahondar más en temas que no se abordan, como son las desigualdades económicas, que cada vez son mayores, la pobreza, la crisis energética. Tampoco tenemos resueltos, sino agravados, otros temas vinculados a la pérdida de valores, de la ética, a la gran corrupción que existe. Tenemos que recuperar principios y valores perdidos en la vorágine en la que estamos metidos.

"Es importante invertir en inteligencia"

Insiste el rector en la importancia de "invertir en inteligencia". Defiende que en la universidad hay gente muy valiosa y anima a las instituciones privadas a acercarse a estos centros de conocimiento. "Igual no somos muy hábiles en establecer este tipo de relaciones con el mundo empresarial, pero de la misma manera puedo decir que a las empresas les interesa poco la universidad", asegura.

En cuanto a los cursos de verano de El Escorial, destaca el homenaje a Miguel Hernández en su centenario, pero la actualidad manda. "Abordaremos los temas relacionados con la crisis, de manera crítica pero también con soluciones. Vamos a intentar aportar una visión de la economía relacionada con la responsabilidad, con la igualdad de género, de rentas y de riqueza, con perspectiva de largo plazo".