El sindicato prepara una nueva huelga

BA apuesta por crecer en Barajas, si el Gobierno británico no amplía los aeropuertos en Londres

El consejero delegado de British Airways (BA), Willie Walsh, señaló hoy que la compañía prevé expandirse en Madrid-Barajas en lugar de en Londres, tras la fusión con Iberia, si el Gobierno británico mantiene su oposición a construir nuevas pistas en los aeropuertos londinenses de Heathrow, Gatwick o Stansted para atender la demanda de vuelos.

El consejero delegado de British Airways (BA), Willie Walsh, señaló hoy que la compañía prevé expandirse en Madrid-Barajas en lugar de en Londres, tras la fusión con Iberia, si el Gobierno británico mantiene su oposición a construir nuevas pistas en los aeropuertos londinenses de Heathrow, Gatwick o Stansted para atender la demanda de vuelos.

"Madrid tiene un aeropuerto fantástico con exceso de capacidad en el que tanto el Gobierno español como el regional han invertido y vamos a crecer allí", afirmó Walsh en una entrevista al 'Financial Times'.

Según explicó el ejecutivo, BA podrá centrarse en el desarrollo de sus operaciones en Madrid-Barajas en lugar de en Londres con el crecimiento de sus activos. "El crecimiento no va a desaparecer, acaba de abandonar Reino Unido e ir a otras partes de Europa", aseguró.

Precisamente ayer, el presidente de BA, Martin Broughton, en una entrevista en la revista 'Overview', criticó que el nuevo gabinete de David Cameron impida seguir adelante con la construcción de la tercera pista en Londres-Heathrow, una decisión "mala" para la aerolínea, pero "aún peor para Reino Unido".

La demanda de tráfico aéreo en el país pasará de 117 millones de pasajeros en 2000 a 300 millones de viajeros en 2030, según datos del propio Gobierno británico.

"Unite no puede parar la compañía"

Walsh dijo que precisamente esta negativa reforzó el plan de fusión que ultima con Iberia y que "debe completarse antes de finales de año".

El consejero delegado de BA, que ha renunciado por segundo año consecutivo a sus primas a cuenta del último ejercicio fiscal del grupo, por un valor de 334.000 libras esterlinas (404.000 euros), según informó ayer la compañía en su informa anual corporativo, podría tener este año una mayor si logra mejorar las relaciones laborales con los tripulantes de cabina (TCP) de la aerolínea.

El sindicato Unite, que representa a la mayor parte de los 13.400 TCP en plantilla, planea ya una nueva votación para convocar una nueva huelga, que podría provocar paros en verano. Preguntado por el impacto de la huelga de TCP, Walsh afirmó que BA ha demostrado en la gestión de los paros que el sindicato "ya no podría cerrar la compañía aérea".