Un fondo cubriría ocho días de la indemnización por rescisión de los contratos

El Gobierno ofrecerá hoy subvencionar el coste empresarial del despido

El Gobierno lanzará hoy su órdago definitivo a sindicatos y patronal para tratar de alcanzar una reforma laboral pactada. Ante la evidente falta de acuerdo entre las partes, y las presiones recibidas desde los mercados y la UE, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero presentará un documento que tratará de contentar a todos. La propuesta, según fuentes cercanas a la negociación, consiste en no abaratar ninguna de las indemnizaciones que reciben los trabajadores al ser despedidos, pero se crearía un fondo que subvencione parte de estos costes al empresario. También se propone extender el uso del contrato con 33 días de despido.

Se mantendrían así las indemnizaciones de 20 días si el despido es procedente, de 33 días si es improcedente objetivo para el contrato de fomento, o de 45 para todas las modalidades de rescisión improcedente del modelo indefinido ordinario y del improcedente por causas disciplinarias del de fomento. Tocar cualquier de ellas sería causa de huelga general, según vienen anunciando CC OO y UGT. Esta oferta podría granjear al Gobierno el apoyo sindical.

A cambio, se crearía un fondo especial dentro del de Garantía Salarial (Fogasa) para financiar a los empresarios 8 días de cada indemnización que paguen. El abaratamiento efectivo de los costes del despido ha sido la gran prerrogativa de la patronal para acceder al consenso. Queda por ver si la subvención cubriría también los despidos improcedentes, sobre todo los disciplinarios, algo que las centrales rechazan.

Paralelamente, la intención del Gobierno es aclarar las causas del despido procedente, cuyo coste es de 20 días, para simplificar su utilización para las empresas que acrediten problemas económicos. Hoy en día, la decisión queda más en manos del juez que en la documentación que presente el patrón.

Trabajo invitará, además, a sus interlocutores en el diálogo social tripartito a flexibilizar el funcionamiento interno de las empresas. Un capítulo que deberá ser completado en la pendiente reforma de la negociación colectiva.

Por último, la propuesta del Ejecutivo incluye aquellos puntos en que la CEOE, CC OO y UGT han alcanzado mayor acuerdo. Se trata del plan específico de empleo joven, asociando más bonificaciones a la contratación de este colectivo, o la aplicación del llamado modelo alemán. æpermil;ste facilita las reducciones de jornada como alternativa al despido, compensando a los trabajadores afectados con prestaciones.

La cita de hoy, a la que asistirán el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y los secretarios generales de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, es la última oportunidad por alcanzar el acuerdo. Las negociaciones, según los interlocutores, sólo se prolongarán si hay un preacuerdo. Si no lo hay, el Gobierno aprobará la reforma por decreto el 16 de junio.

Ampliar el contrato de fomento del empleo

El contrato de fomento del empleo de la contratación indefinida, conocido vulgarmente como el contrato de 33 días, también tiene un apartado protagonista en la propuesta que el Gobierno hará hoy a patronal y sindicatos. Creado en origen para insertar a jóvenes y mujeres en el mercado laboral, esta modalidad ha terminado generalizándose para casi todos los colectivos. Quedan fuera únicamente los varones de entre 30 y 45 años, e incluso éstos pueden ser contratados así si llevan más de seis meses desempleados. Para incentivar más este modelo, que apenas supone el 18% de los contratos, el Ejecutivo propone rebajar esta excepción a quienes lleven más de tres meses en el paro.