En la Sesión de control

Zapatero dice que busca dar una respuesta social y no una demagógica a la crisis

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hoy que el Ejecutivo está intentando con el mayor esfuerzo dar una respuesta social y no demagógica a la crisis.

Así respondió Zapatero en la sesión de control en el Congreso a la pregunta del diputado de IU Gaspar Llamazares sobre si piensa reconsiderar las medidas de recorte social aprobadas frente a la crisis.

Zapatero subrayó que en los últimos seis años se han incrementado notablemente las prestaciones del Estado de bienestar, con un aumento del 50% en gasto social, frente al 0,5% que se reduce ahora por ese mismo concepto. Por su parte, Llamazares le acusó de tener como prioridad no el empleo, sino el déficit, e incidió en que está perdiendo la confianza a raudales.

El presidente del Gobierno destacó que desde el comienzo de la crisis se ha apoyado y extendido la protección social, con una tasa de protección al desempleado que alcanza el 80%, "el porcentaje más alto de la historia de la democracia".

Zapatero recordó el conjunto de políticas sociales "básicas" impulsadas por el Gobierno con iniciativas públicas para elevar la protección social y ayudar a las empresas con dificultades, y añadió que es ahora debido a la crisis financiera y a la deuda "cuando se nos exige reducir el déficit".

Llamazares se quejó de tener que elegir "entre su melodía o la más fuerte del PP, y entre la anorexia del Gobierno o la hambruna del PP".

El diputado de IU le preguntó a Zapatero cuánto vale su palabra, después de que tras apostar por el diálogo y la concertación social en materia laboral y de pensiones ahora "amenaza" con medidas unilaterales, y subrayó que "La Moncloa y la crisis le han cambiado".

Además, acusó a Zapatero de no decir la verdad sobre la crisis y de renunciar a controlar los mercados, de los que es el "cirujano de guardia". Llamazares criticó que el presidente del Gobierno recorte los derechos de los asalariados atacando el Estado de bienestar y la democracia, "intervenida y tutelada", lo que profundiza y agrava la crisis.

En su opinión, Zapatero no ha explorado una salida social a la actual situación, que reconstruya la fiscalidad de los que más tienen y que cuente con acuerdos laborales y en pensiones, sin ninguna imposición.

El diputado de IU destacó que el jefe del Ejecutivo no cuenta con la confianza de la izquierda, a lo que respondió Zapatero diciendo que se referiría a la confianza "de algún diputado de la Cámara, porque el grupo socialista también es de izquierdas". Zapatero le pidió a continuación un "juicio más ponderado desde la izquierda".