"No es sostenible"

José Blanco: el futuro de España no se puede basar en construir sin parar

El ministro de Fomento, José Blanco, ha afirmado hoy en Valladolid que el futuro de España no se puede basar en la política de construir sin parar, "porque no es sostenible ni económica ni medioambientalmente".

Blanco ha hecho esta reflexión en su discurso en el acto de inauguración de un tramo de la carretera de circunvalación de Valladolid VA-30, cuya puesta en servicio ha presidido conjuntamente con el titular de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

En ese sentido, también ha recordado que las infraestructuras "no son gratis, sino que las pagan todos los españoles con sus impuestos y, por ello y, ante las medidas de reducción del déficit tomadas por todos los países de la UE, su construcción "se ha de basar en la política de aprovechar lo que ya tememos y construir lo que es necesario".

Según el ministro, en política de infraestructuras España ha avanzado "mucho en poco tiempo", hasta el punto de que "ningún país europeo ha logrado un impulso modernizador tan profundo en tan corto periodo".

Sin embargo, ha recalcado que en el actual escenario de aceleración de los programas de reducción del déficit público "requiere que se ponga por delante la racionalidad y la sensatez a la demanda insaciable de nuestras infraestructuras" y ha garantizado que se optimizará la inversión "estudiando al detalle cada euro que se invierta".

En una intervención perturbada por los pitidos y gritos, a golpe de megáfono, de un centenar de trabajadores de Renfe y representes sindicales de CC OO que pedían la garantía de sus puestos de trabajo, el ministro ha pedido la colaboración de todas las administraciones en esta etapa de reajuste, cuyos efectos en materia de infraestructuras no ha concretado a la espera de que su departamento culmine la "reprogramación" que lleva a cabo.

Reconoció que en Castilla y León "quedan cosas por hacer que son necesarias", de las que mostró su disposición a hablar una vez que se adecúe al nuevo escenario presupuestario.

El titular de la cartera de Fomento ha dicho también que se trata de realizar "un ejercicio de responsabilidad para reprogramar y dar prioridad a las actuaciones, atendiendo a las verdaderas necesidades de los territorios y del país en su conjunto y sabiendo que ya todo lo que habíamos planificado no es posible en los periodos de tiempo que se habían determinado".

Asimismo, recordó los elevados costes de mantenimiento de las nuevas infraestructuras y dijo que sólo en carreteras su departamento gasta seis millones de euros en este concepto, por lo que se mostró partidario de invertir menos en obra nueva y más en su conservación.

Juan Vicente Herrera, que cerró el acto, ofreció la colaboración responsable de su gabinete en esta nueva etapa marcada por los recortes presupuestarios, dentro una "cultura de cooperación y de lealtad", pero recordó el retraso reiterado en los proyectos de la Autovía del Duero y de la autovía León-Valladolid.

A la vez que garantizó a Blanco que Castilla y León "va a ser corresponsable", Herrera mostró su preocupación por la llegada del AVE a Ponferrada y los accesos a Galicia y por la línea férrea de alta velocidad Palencia-Cantabria.

El tramo inaugurado hoy es un trazado de doble calzada, de 6,6 kilómetros de longitud, que comunica las autovías de Castilla A-62 y la CL-601 Valladolid-Segovia.

En la obra se han invertido casi 60 millones de euros y los trabajos para su construcción se efectúan desde hace cinco años.

El segundo tramo de la VA-30, que comunicará la CL-601 con la N-122 (Valladolid-Soria), será puesto en servicio en otoño, según ha confirmado José Blanco, y la totalidad del trazado, que acaba en la A-62 a la altura de Cabezón de Pisuerga, en 2011.