El nuevo Gobierno acusa al anterior

Hungría admite que el país se encuentra al borde de la quiebra

El Gobierno húngaro reconoció el viernes que la situación económica del país es muy grave y que presentará un plan para evitar seguir el camino de Grecia. Un portavoz oficial aseguró que "no es exagerado" hablar de que la economía se encuentra al borde de la quiebra.

Hungría admite que el país se encuentra al borde de la quiebra
Hungría admite que el país se encuentra al borde de la quiebra

El portavoz del Gobierno húngaro, Péter Szíjjártó, afirmó en unas declaraciones recogidas por la agencia local MTI, que la "economía (del país) está en una situación muy grave".

Explicó que una vez conocida en detalle la coyuntura, la tarea principal es la de evitar seguir "el camino de Grecia" y aseguró que el Gobierno anterior "manipuló los datos (sobre la estado real de la economía del país), tal y como lo había hecho Grecia", según las declaraciones recogidas por MTI.

El nuevo Gobierno del conservador primer ministro, Viktor Orbán, asumió la semana pasada el poder, tras las elecciones en las que su partido, el Fidesz, obtuvo una amplia mayoría parlamentaria.

Según el portal económico napi.hu, Szíjjártó agregó que no es exagerado hablar de que el país está cerca de la quiebra. Szíjjártó realizó esa declaración en alusión a una advertencia de un dirigente del conservador Fidesz, el partido gobernante, de que Hungría sufre una crisis comparable a la de Grecia, según los medios húngaros. Estas polémicas afirmaciones provocaron el desplome de la Bolsa de Budapest, que suspendió momentáneamente la negociación del banco OTP, la mayor entidad del país, cuando perdía más de un 10%, mientras el forinto húngaro se depreció un 2% y tocó su mínimo en un año frente al euro en 289,80 forintos. El mencionado portavoz señaló que el comité destinado a aclarar las manipulaciones supuestamente efectuadas por el Gabinete anterior publicará los detalles de los cálculos actuales en los próximos días.

Asímismo, el Ejecutivo insistió en que en las próximas 72 horas presentará un paquete de medidas para hacer frente a esta difícil situación.

Las mismas fuentes eludieron concretar alguna de esas iniciativas, pero sí adelantaron que perseguirán el saneamiento de las finanzas públicas, por lo que serán reformas profundas que podrían incluir recortes de impuestos para fomentar la competitividad y la actividad. Todo ello se anunciará, tras conocer el "verdadero" estado del presupuesto de este año, añadieron.

Un déficit del 7,5% y un PIB inferior al 1% de la UE

La economía húngara representa un 0,8% del PIB de la UE y ocupa el puesto 12 entre los 27 Estados miembros, aunque estos datos podrían variar tras el alarmante anuncio que realizó el viernes el nuevo Gobierno del país.

Además, cerró 2009 con un déficit público del 4,5%, lejos, por tanto, de las cifras superiores a los dos dígitos que presentan Grecia, España, Irlanda o Reino Unido. Sin embargo, el partido que sustenta al Gobierno asegura que los números rojos podrían alcanzar el 7,5% del PIB. La situación se agrava, si se recuerda que en el caso de Hungría, llueve sobre mojado. En octubre de 2008, tras desatarse la crisis financiera internacional, Hungría recibió un préstamo de 20.000 millones de euros del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Unión Europea (UE) y el Banco Mundial (BM), para salvar al país de la quiebra.