Salud del mercado laboral

El sector público permite a EE UU rebajar su tasa de paro hasta el 9,7%

Sobre el papel, EE UU envió buenas noticias el viernes sobre la salud del mercado laboral. Bajo la lupa, las cifras fueron decepcionantes. Según el Departamento de Trabajo en mayo se crearon 431.000 empleos nuevos, y la tasa de paro descendió ligeramente del 9,9% hasta quedar en el 9,7%. Es el quinto mes consecutivo en el que mejora la situación laboral.

Con ser datos positivos, el problema es que, para empezar, el consenso del mercado esperaba un dato más robusto, con una creación de empleo que superara el medio millón de puestos de trabajo. A ello se ha unido el hecho de que el origen de la gran mayoría de los empleos creados ha sido el Estado que ha contratado a 411.000 personas como parte del contingente encargado de completar el censo que se elabora cada 10 años. Son trabajos temporales y la mayoría de ellos llegan a término en otoño.

El impacto del censo se ha ido notando en las estadísticas de empleo durante todo el año y seguirá haciéndolo hasta casi el final del ejercicio motivo por el cual los analistas prefieren fijarse en los datos del sector privado que el mes pasado revelaron un crecimiento anémico. Apenas se crearon 41.000 empleos nuevos netos, es decir una media de menos de 900 trabajos por estado. Es una cifra menor que la registrada en los meses anteriores.

Pese a la recuperación, aún hay 15 millones de personas buscando empleo. La tasa de infraempleo (que incluye a parados y a quien tiene un trabajo temporal porque es lo que ha podido encontrar), se ha reducido hasta el 16,6% cuando en abril estaba en el 17,1%. El presidente de la Fed, Ben Bernanke dijo el jueves que el paro era una gran preocupación. Barack Obama dijo que las cifras conocidas el viernes permiten pensar que se está en el camino correcto pero que hay "altibajos".

La zona euro crece tímidamente

La economía de la zona euro creció de media un 0,2% en el primer trimestre del año sobre el último de 2009, según confirmó el viernes la oficina estadística comunitaria, Eurostat. En términos interanuales, y una vez corregidas las variaciones estacionales, el PIB se elevó un 0,6%. Todas las grandes economías europeas crecieron entre enero y marzo. Sin embargo, en varios casos la recuperación se ralentizó respecto a los trimestres anteriores, particularmente en Alemania y Francia. España creció un 0,1%, saliendo de la recesión después de año y medio en números rojos.