Aspira a ser la tercera aerolínea en España

Easyjet se centra en las rutas más rentables para llegar al 10% de cuota

Easyjet quiere convertirse en la tercera aerolínea con más tráfico de pasajeros en España por detrás de Iberia y Ryanair. Para ello, incrementará las frecuencias en los destinos consolidados antes de abrir nuevas rutas poco rentables.

Easyjet se ha puesto como objetivo incrementar su cartera de clientes en España mediante el incremento de frecuencias a los destinos consolidados adonde vuela desde los aeropuertos españoles. La aerolínea británica mueve anualmente siete millones de pasajeros en los aeropuertos españoles, lo que le reporta una cuota de mercado del 7%, según explicó ayer Juanjo Durán, el nuevo director de Easyjet para España y Portugal. En Barcelona la aerolínea es la tercera con más tráfico y en Madrid, la cuarta. A nivel nacional, es la cuarta.

El ejecutivo resaltó que Easyjet explota la red más amplia de rutas en Europa y que la apuesta desde España será consolidar e incrementar las frecuencias a destinos consolidados más que abrir nuevas rutas cuya rentabilidad está por demostrar. "Vamos a trabajar sobre todo con los países cercanos y a ser competitivos en frecuencias", explicó Durán.

El objetivo de Easyjet es alcanzar una cuota del 10%, para lo que se centrará en captar clientes españoles que potencialmente se pueden convertir en viajeros internacionales, ya que ahora la principal fuente de pasajeros de Easyjet son extranjeros que llegan a España. "Continuamos siendo un país destino". Ahora el 60% de los pasajeros que vuelan a o desde España son extranjeros.

La cartera de pasajeros de negocios continúa creciendo

Easyjet asegura que el 20% de sus pasajeros que pasan por aeropuertos españoles son de negocios, una cifra que crece a un ritmo del 10% anual. Las perspectivas son que este tipo de clientes continúe aumentando, ya que Easyjet ha reforzado notablemente las rutas a las principales capitales europeas en horarios que permiten volar de ida y vuelta en el mismo día desde Madrid y Barcelona. Estas frecuencias se han incrementado en rutas como Milán, París, Londres o Ámsterdam.

Durán asegura que el modelo low cost en España tiene aún largo recorrido en España, ya que los clientes se han acostumbrado a pagar "un precio justo".

Por otro lado, Durán recordó que el cierre del espacio aéreo por el volcán ha costado a la compañía entre 50 y 75 millones de euros.