Para contener el derrame de petróleo

Obama recibe la evaluación sobre los planes de BP

El presidente de EEUU, Barack Obama, recibió hoy una evaluación técnica y científica del secretario de Energía, Steven Chu, sobre los esfuerzos de la gigante petrolera BP por contener el derrame de petróleo en el Golfo de México, informó la Casa Blanca.

Obama habló por telefóno con Chu desde el avión presidencial Air Force One, cuando se encontraba camino a California para una serie de actos políticos entre hoy y mañana.

Chu, que se encuentra en Houston (Texas), postergó su viaje a China esta semana, a petición de Obama, para continuar ayudando en los esfuerzos de respuesta del Gobierno al vertido de petróleo, una crisis que lleva ya 36 días.

Según la Casa Blanca, Chu le informó al mandatario estadounidense sobre los planes de British Petroleum (BP) por sellar el pozo en aguas profundas "y cuáles serán los siguientes pasos" si el nuevo intento, previsto inicialmente para mañana, fracasa.

Por órdenes de Obama, el secretario de Energía ha encabezado un equipo de científicos que han estado "escrudiñando" los planes de BP para frenar el vertido y han aportado ideas para ayudar a la empresa a "maximizar las posibilidades del éxito", dijo la nota. Según la Casa Blanca, BP está realizando pruebas de diagnóstico de presión clave antes de llevar a cabo otro intento por sellar el pozo de forma definitiva.

"El secretario Chu y su equipo están evaluando esos datos en tiempo real, en cuanto los reciben" y analizan también planes alternativos en caso de que fallen los nuevos esfuerzos de BP, agregó. British Petroleum es la operadora de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, que explotó el 20 de abril y se hundió dos días desatando una catástrofe ecológica.

La empresa preve inyectar mañana fluido pesado y cemento en el pozo por el que manan cientos de miles de litros diarios pero afirmó hoy que podría retrasar o incluso abandonar esa operación. BP, que ha sufrido pérdidas por casi 50.000 millones de dólares en su valor en el mercado, ha advertido que nunca se ha intentado una operación de ese tipo a 1.500 metros de profundidad.