CincoRed

La red social anima la publicidad móvil

La geolocalización multiplica las posibilidades del marketing y las promociones de los establecimientos.

Una usuaria de Facebook actualiza su información en la red social
Una usuaria de Facebook actualiza su información en la red social

Estoy en el Starbucks de Broadway con calle 42". Es un mensaje antiguo pero que ahora, a la luz de los últimos desarrollos de tecnología, es una fuente de posible facturación millonaria, a través de la publicidad móvil, para redes sociales que aún tienen que rentabilizar el hecho de que voluntariamente sus usuarios les hayan convertido en importantes bases de datos muy útiles en términos de consumo.

Si hace apenas unos meses el mensaje sobre la localización de un individuo era algo que solo podría interesar, realmente, a un par de amigos ahora ha destapado el potencial del creciente mercado publicitario móvil. De hecho, este mensaje y otros similares que se activan con la geolocalización son los que todas las empresas en internet, buscadores y redes sociales, principalmente, quieren canalizar por su impacto publicitario. De momento, quien más éxito está teniendo en este campo es la popular FourSquare.

Se trata de una compañía que apenas tiene un año y ha superado ya los 40 millones de usuarios que cada vez que se desplazan y llegan a un lugar determinado pueden mandar sus coordenadas a través de Twitter y Facebook con todo lujo de detalles. Toda una mina publicitaria para empresas que en el pasado han tratado de atraer clientela de forma individual con cupones de descuentos y promociones a través de los correos tanto postal como electrónico.

FourSquare fue creada por Dennis Crowley que en el pasado ya lanzó una empresa muy similar llamada Dodgeball. Una compañía que se terminó vendiendo a Google para que languideciera entre sus servicios. Era pronto para esta idea porque ha despegado, en realidad, gracias a la explosión del uso de los smartphones (Blackberries, iPhones, Palm, Androids...) y las inevitables redes sociales. El servicio no supone más que incorporar la idea de la fidelización y el marketing directo tal y como muestra su reciente acuerdo con Starbucks. El plan es que si un usuario acude con cierta asiduidad a Starbucks, y por tanto lo hace saber a sus amigos, compañeros o quien sea a través de Twitter o Facebook, el usuario recibe una serie de puntos que valen descuentos en el café u otros incentivos para el consumo.

Quienes estén dentro de esta red van a recibir promociones de otros lugares cercanos además de consejos sobre restaurantes, o la compra de entradas de una película. Para los negocios pequeños es una forma barata de promoción.

Tan importante es comercialmente la geolocalización que se especula que Yahoo compre FourSquare y empresas como Google (con su Latitude), Facebook (que podría cerrar un acuerdo con McDonalds), Twitter o la española Tuenti, Gowalla y Yelp están incorporando o intentando dinamizar este elemento crítico que convierte a sus abonados en mensajeros de publicidad móvil un segmento que está despegando con fuerza.

Así lo ha constatado los publicistas y expertos en marketing que han comprobado que los anuncios a través de aparatos móviles (cada vez más usados a través de las aplicaciones en las redes sociales ) no sólo son bien recibidos sino que además también son efectivos, según la compañía de audiencia de medios móviles JiWire.

Según esta consultora, de los 1.000 usuarios de smartphones que han sido encuestados, el 52% afirma que se ha interesado por un anuncio incluido en una aplicación y un 18% incluso ha hecho una compra de un objeto o servicio a través de ella en el último mes. El 76% dicen que prefieren tener en su móvil una aplicación con publicidad que pagar por esta, y, para la buena fortuna de las redes que planean sobre la geolocalización, el 53% de los usuarios dicen que no tienen ningún problema a la hora de revelar dónde se encuentran si reciben información y publicidad que sea de su interés. Es más, un 84% ven de forma positiva los anuncios que tengan relación con su localización en ese momento. Es decir que la personalización de la publicidad no la hace molesta pues resulta más útil.

Es algo que también es una buena noticia para Apple cuya plataforma para anuncios iAds está a punto de debutar. La consultora IDC acaba de confirmar con un estudio que la publicidad móvil es el segmento de más crecimiento en un momento en el que, en general, ha habido un retraimiento. En 2009, el segundo año en el que estuvo en el mercado el ya ubicuo iPhone de Apple, las ventas crecieron en EE UU un 47%, hasta alcanzar los 220 millones de dólares, y este año se espera un crecimiento del 97%.

Las cifras

53% de los usuarios de móvil no tiene problemas en revelar su localización si reciben publicidad relevante al lugar donde se encuentran.

40 millones de personas se han registrado en la red de geolocalización FourSquare.

El Silicon Alley neoyorquino gana peso

Una de las consecuencias del cambio de la política de privacidad de Facebook es que muchos de sus usuarios están deseando que haya un alternativa a esta empresa. De hecho, les vale con una promesa.

Así lo ha puesto de manifiesto Diáspora, un proyecto de cuatro estudiantes de la Universidad de Nueva York (NYU) -ninguno de ellos ha cumplido los 23 años- que tienen interés en desarrollar una alternativa a Facebook con protección de privacidad. Los estudiantes decidieron promover su proyecto en Kickstarter, una plaza online a través de la que se canalizan microfinanciaciones y en 12 días, menos de la mitad del tiempo que se habían dado, consiguieron 10.000 dólares.

æpermil;ste es uno de los ejemplos del ambiente optimista que se respira en Silicon Alley, el corredor tecnológico de Nueva York. Es una ciudad en el que cohabitan por un lado un cluster de ideas en tecnología, especialmente en la escena de los medios digitales y las redes sociales (todos ellos con vínculos al mundo de los servicios, publicidad y la moda), y por otro muchos profesionales de las finanzas. Muchos de ellos, con la crisis, han encontrado en los proyectos de capital riesgo y el angel investing -una alternativa a la banca de inversión- y están atrayendo a un importante contingente de capital humano que antes buscaba empleo en Wall Street.

Gawker, Hotlist.com, DailyCandy, Hunch, Gilt o el más revolucionario de todos, Foursquare, están abriéndose mercado desde Nueva York, una ciudad donde hay varias incubadoras de proyectos. Una de ellas ha sido lanzada por el New York City Development Corporation, una corporación sin ánimo de lucro que se dedica a incentivar el espíritu empresarial y de las comunidades de la ciudad. Se trata de un laboratorio similar al de MIT para nuevas compañías de medios.

Silicon Alley, se vino abajo con la crisis tecnológica, y nunca ha hecho sombra a Silicon Valley pero las empresas de capital riesgo están volviendo a prestar atención a los proyectos que salen de una ciudad que ha aprendido las lecciones de la debacle de las puntocom. Entonces era cuando los fundamentos empresariales no funcionaban y las ideas se convertían en generosos colosos empresariales donde se movían cifras millonarias, pero apenas se creaba valor.

Ahora eso ha cambiado de tal manera que los financieros de W Media Ventures afirmaban esta misma semana que "esta ciudad se está desarrollando de tal manera que puede ser un serio oponente al Valley en actividad de internet de consumo".