Uno de los mayores accionistas

Portugal Telecom acierta al rechazar la oferta de Vivo, según Visabeira

La participación de Portugal Telecom en Vivo, la mayor empresa de telefonía móvil de Brasil es "estratégica" y ni debería pensar en venderla, dijo Paulo Varela, del Grupo Visabeira, que posee una de las mayores participaciones en el operador portugués.

La española Telefónica hizo una oferta no solicitada de 5.700 millones de euros (7.000 millones de dólares) la semana pasada, para comprar la participación de Portugal Telecom en la empresa de riesgo compartido que controla Vivo Participações. La oferta tasa las acciones de Vivo en más de dos veces su precio promedio en el plazo de un mes hasta el 6 de mayo, dijo Telefónica.

"Aunque es una propuesta muy halagadora, tenemos que reiterar la estrategia de Portugal Telecom y que Brasil es una parte fundamental de ella", dijo el vicepresidente de Visabeira en una entrevista. Visabeira tiene una participación de un 2% en Portugal Telecom y Varela es miembro del consejo de la compañía. "Retirar una parte tan importante de la compañía, sería amputar su potencialidad de crecimiento", dijo.

Portugal Telecom depende de Brasil para aumentar sus ingresos conforme el crecimiento se modera y la competencia aumenta en su país de origen. Su importe de ventas en Brasil subió un 4,1% a 3.230 millones de euros el año pasado, en tanto los ingresos en Portugal bajaron un 1,9%. Vivo tenía un 30% de los 179 millones de abonados inalámbricos de Brasil a fines de marzo, según la superintendencia telefónica del país.

TELEFÓNICA 6,32 2,72%

Visabeira, empresa no cotizada que fabrica equipos de telecomunicaciones y eléctricos y que tiene su sede en la ciudad de Viseu en el norte de Portugal, ha sido una abastecedora de Portugal Telecom y sus compañías predecesoras por unos 30 años, dijo Varela.

Portugal Telecom, cuyo consejo rechazó la oferta a Vivo, no ha convocado una asamblea de accionistas para votar sobre el asunto, lo cual el director financiero de Telefónica, Santiago Fernández Valbuena, llamó "desconcertante" en una conferencia telefónica con analistas el 13 de mayo.