Las medidas de ajuste, a debate

El 40% del IRPF se obtiene de las rentas de más de 60.000 euros

Por cada punto que se subiera el tipo máximo se recaudarían 562 millones

Distribución de la recaudación del IRPF
Distribución de la recaudación del IRPF

El Ejecutivo sigue buscando la manera de cuadrar gastos e ingresos para equilibrar unas cuentas que se han desbocado en el último ejercicio. En 2009, los ingresos cayeron un 13,9% y los gastos subieron un 27,8%, lo que acabó ofreciendo un déficit del 11,2% del PIB. Un saldo muy alejado del 3% marcado en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que ha obligado al Ejecutivo a presentar un programa de ajuste del gasto combinado con subidas de impuestos para alcanzar ese objetivo en 2013.

Para tapar ese agujero decidió en primer término eliminar este año la deducción de 400 euros en el IRPF, que le supondrá un ahorro de 6.000 millones de euros, elevar la tributación de las rentas de ahorro del 18% al 20%, que le reportará 900 millones, e incrementar en dos puntos el tipo general del IVA (del 16% al 18%) lo que le permitirá ingresar 5.000 millones más este año. Tres decisiones que afectan en gran medida a los tramos medios de renta y que apenas impactan en los tramos altos, lo que le ha obligado a algunos miembros del Ejecutivo a anunciar, como una medida de equidad, que se está estudiando una subida de impuestos para aquellos que más ganan.

Pero, ¿será efectiva está subida para lograr el objetivo de generar más ingresos? Un primer análisis de la recaudación del IRPF apunta a que una subida en los tramos de renta más altos tendrá un impacto limitado en la recaudación. De las cerca de 18 millones de declaraciones de IRPF que se presentaron en 2006 con los ingresos de 2007 (último dato disponible), apenas 800.000 reconocen tener unos ingresos superiores a 60.000 euros, lo que supone apenas un 4% del total.

Otras alternativas son elevar la tributación de las Sicav o Sucesiones

Ese es el tramo de rentas que se vería gravado con un mayor tipo marginal (aquellas rentas que superen los 53.407 euros tienen un 43%). Según los cálculos realizados por este periódico, por cada punto que se subiera ese tipo máximo se lograría una recaudación adicional de 562 millones de euros, así que un incremento de siete puntos, tal y como habían propuestos algunos grupos parlamentarios, supondría una inyección de 4.000 millones de euros.

De los 61.241 millones de euros que recaudó Hacienda por el IRPF, una vez descontadas las deducciones, cerca del 40% (24.446 millones) procedió de los contribuyentes que declararon unos ingresos superiores a 60.000 euros, mientras que ese porcentaje se eleva al 60% (36.795 millones) para aquellas rentas inferiores a los 60.000 euros anuales. Especialmente significativa es la aportación de las rentas situadas entre los 30.000 y los 60.000 euros, que representan el 15% de las declaraciones y el 30% de los ingresos. Es decir que el grueso de la recaudación por IRPF está soportado por las rentas medias. En este escenario, el director general de Funcas, Victorio Valle, se muestra partidario de un incremento del IRPF en todos los tramos, ya que, a su juicio, "el impacto recaudatorio que se obtiene subiendo en exclusiva el tipo máximo no es significativo".

¿Qué otras alternativas, fuera del IRPF, le quedan al Ejecutivo para generar más ingresos? Una podría ser elevar la tributación de las Sociedades de Inversión de Capital Variable (Sicav), cuyos beneficios tributan al 1% en el impuestos de sociedades, en tanto que las plusvalías retiradas por los partícipes lo hacen al 18%. El Ejecutivo ya estudió una medida parecida a mediados del año pasado y se encontró con la amenaza por parte de estas compañías (hay censadas 3.300 en España y gestionan un patrimonio cercano a los 25.000 millones) de fuga de capitales si se producía un aumento de la presión fiscal.

Otros instrumentos que podría utilizar el Ejecutivo para combinar los dos objetivos (generar más ingresos y gravar a las rentas más altas) podría ser la recuperación del impuesto de Patrimonio, eliminado desde 2008 y a través del cual se ingresaron 1.800 millones de euros en el último año de recaudación, o el incremento del impuesto de Sucesiones, estableciendo un tipo mínimo, tal y como ha planteado recientemente el Instituto de Estudios Fiscales, dependiente del Ministerio de Economía.

La recuperación del impuesto sobre patrimonio

Si hubiéramos sido conscientes de la gravedad de la crisis, no habríamos suprimido el impuesto sobre el patrimonio". Así se expresaba recientemente la ministra de Economía, Elena Salgado, reconociendo el error que supuso la supresión del impuesto sobre el patrimonio, en especial por el impacto económico que tenía especialmente en las arcas autonómicas, que se han visto fuertemente deterioradas por el desplome de la construcción y de la actividad económica.

Este tributo se eliminó en 2007, cuando todavía las señales de la crisis no se habían mostrado con toda su intensidad y la economía crecía a un ritmo superior al 3%. Además se da la circunstancia de que fue una de las pocas figuras impositivas que en su último año de vida (2008) registró un incremento de recaudación hasta alcanzar los 1.800 millones de euros.

Gobierno y comunidades pactaron un mecanismo de compensación por el cual las autonomías serían compensadas en 2011 por la supresión de este tributo, aunque las autonomías denunciaron en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera que el Ejecutivo rebajó esa cifra por los anticipos a cuenta que ahora están obligadas a devolver las regiones.

El último que subrayó una posible recuperación de ese tributo fue el responsable de Asuntos Económicos del PP, Cristóbal Montoro, quién advirtió ayer que el Gobierno incrementará la presión fiscal para compensar su plan de ajuste de gasto. "No me extrañaría una recuperación del impuesto de patrimonio, que va a volver en diferente forma, pero va a volver, respondiendo a un planteamiento de izquierda muy demagógico", dijo en un acto en Barcelona.

La cifra

88% es el porcentaje de la recaudación del IRPF que procedió de los rendimientos del trabajo (56.630 millones) en 2006.